Análisis de Vidrala, gigante del dividendo

Vidrala es el gigante del dividendo con menor capitalización, superando por poco los mil millones de euros, pero su pequeño tamaño no le impide ser una genial empresa de la que hacerse accionista. Es una de las acciones españolas con mejor historial de entregas de la última década, por lo tanto, merece mi atención para acercarme a ella.
1. IMAGEN.
Vidrala es una empresa nacida en Álava en 1965, comenzando a cotizar públicamente en 1985. Es la líder en España produciendo envases de vidrio, destacando sobretodo en la elaboración de botellas. Como las anteriores empresas analizadas, es un claro monopolio del consumidor, lanzando anualmente al mercado más de 1 millón de toneladas en envases. Además, se ha expandido con seriedad, abriendo nuevos grandes hornos en España y comprando grandes empresas del sector en Portugal, Italia y Bélgica. Su posición de liderazgo la convierte también en un puente de peaje, ya que las infinitas bodegas y fábricas de alimentos líquidos tienen que recurrir a ella para sacar la mercado sus vinos y demás productos. Y anda que no salen vinos a patadas en la Europa mediterránea…
2. RENDIMIENTO.
Vidrala saca un rendimiento medio en los últimos 5 años a sus fondos propios del 7%, que sin ser maravilloso, sí que está bastante bien para ser España. En el último año lo ha hecho también bien rindiendo un 7,54%. Se suele mover entre el 6% y el 7,5%, bastante estable.
roa vidrala
En cuanto a su beneficio, crece a una media del 7,5% a 10 años y del 2,5% a 5 años. La buena noticia es que en los últimos 12 meses lo ha hecho un 24%, un gran dato que parece que hará subir las medias. No es que sea una empresa con beneficios predecibles, pero sí que se recupera pronto de los años en los que encuentra un bache.
El pero de VID es el aparente sobreprecio. Si tomamos su PER medio de los últimos 5 años y su tasa media de rendimiento sobre su capital en el mismo ciclo, nos da un precio objetivo bastante más bajo del que cotiza actualmente. No soy amigo íntimo de las predicciones, pero en este caso particular la diferencia es muy grande.
3. DEUDA.
La financiación de vidrala es uno de sus puntos fuertes, ya que su deuda de largo plazo con respecto a su capital es del 9,29%. Ya sabes mi visión sobre esto: por encima de 100% mejor se quede para ellos, por debajo del 30% resulta sano. Los inversores conservadores duermen tranquilos.
4. DIVIDENDO.
Es una de las acciones con más años consecutivos sin recortar el dividendo, en concreto 12, todo un logro para la chapucería que hacen las empresas españolas con las incontroladas rentas a sus accionistas.
Su yield actual es de un bajo 1,44%, así que para los impacientes no parece ser muy apropiada. Pero para los pacientes con visión de futuro, de seguir incrementando su renta bruta anual, cosa que parece que podrá hacer por su crecimiento y por su contenido payout del 31%, es probable que la rentabilidad sobre el coste vaya año a año siendo más atractiva.
dividendo vidrala
CONCLUSIONES FINALES.
Dentro del universo de acciones de la bolsa española, Vidrala es una de las más estables. Prueba de ello es que con un reparto bajo con respecto a sus beneficios, lo ha conseguido aumentar o mantener año a año durante más de una década, crisis incluida de por medio.
Posee una clara ventaja competitiva, saca rendimiento a sus fondos propios con bastante estabilidad y está financiada de forma prudente. Esta prudencia y el trato de lujo al accionista elevan la confianza a tener en su equipo directivo.
Mientras todo esto siga en la misma línea, punto arriba punto abajo, parece una opción sensata, pero personalmente me esperaré a comprarla hasta que su precio esté más acorde con su valor objetivo de medio plazo.