Vídeo: Ponencia en las Jornadas sobre Independencia Financiera. Universidad de Valencia

Ayer por fin se subió el vídeo de mi charla en las I Jornadas sobre Independencia Financiera. Estuvo centrada en conceptos básicos sobre finanzas personales a aprehender antes de ponerse a invertir, y que sin ellos, estrategias de mayor complejidad resultarían difíciles de aplicar.

Es una pena, no me han explicado por qué pero al menos un tercio de la ponencia se ha perdido. No sé si no se le dio al botón o qué se yo, pero me he quedado sin el vídeo de mi charla al completo. Me hacía ilusión conservarla, pero parece que no podrá ser.

Un rollo además porque tuve buenas sensaciones de esa primera parte de la ponencia, además de que sin una introducción o presentación inicial, el resto de la charla pierde mucho sentido. Pero qué le vamos a hacer, no le daré más vueltas porque no está en mi mano solucionarlo.

Mejor nos centramos en lo que sí tenemos, así que te dejo con el vídeo de los minutos grabados:

 

Una Aristócrata del Dividendo desde dentro: SAP

Las Aristócratas del Dividendo son aquellas acciones que han incrementado su dividendo anual por un número significativo de años de forma ininterrumpida. Cada región ha tenido un mayor o menor gusto de sus empresas por premiar a sus accionistas con este sano hábito, y dependiendo del país se les exigen un número diferente de años para pertenecer a tan selecto club.

En el caso de Baelo, por ejemplo, para que formen parte de su cartera las acciones de la zona Euro deben haber incrementado su dividendo en los últimos 10 años de forma ininterrumpida, o bien no haberlo recortado en los últimos 20 cursos.

Pero estas acciones tienen una serie de características que se unen a la propia entrega de las rentas anuales crecientes que las hacen muy amigables para el accionista de largo plazo, como la generación recurrente de caja, mantenimiento de la misma con cantidades considerables, o gusto de los directivos y empleados de todas las escalas por tener acciones de la compañía.

SAP SE es la 5ª acción por capitalización de la cartera de Baelo, y es la empresa tecnológica más capitalizada de la zona Euro. Se dedica a crear software para empresas y tiene sede oficinas en España. He tenido la oportunidad de enviar unas preguntas a dos altos responsables de la empresa en España (Responsable de Alianzas y Responsable de EMEA), que confirman con sus respuestas las virtudes de las Aristócratas como acciones de largo plazo. Te dejo con esta pequeña pero productiva entrevista:

¿Por qué cree que SAP es una Aristócrata del Dividendo?

Es una empresa que ha generado un producto con una capacidad de llevar a cabo un servicio para empresas de gran tamaño y con flexibilidad constante para crecer. No existe nada parecido en el mundo del software (nicho) capaz de realizar los procesos horizontales que se desarrollan en todas las empresas del mundo para su propia gestión.

Unido a su capacidad de reinversión en I+D, hacen que mantenga una política de crecimiento que acompañará tecnológicamente al resto de empresas del mundo para que crezcan por sus propios negocios.

¿Por qué la empresa genera una caja segura para poder afrontar los incrementos anuales del dividendo?

Básicamente la recurrencia estable y creciente de una base instalada que paga anualmente el mantenimiento de licencias.

La empresa tiene unas características difíciles de reproducir (nicho), unido a estar en un sector que se beneficia tanto por el crecimiento del resto de empresas, como por la disrupción tecnológica.

Es además capaz de adaptarse de forma eficiente al mercado, tanto por flexibilidad propia y la posibilidad de crecer orgánicamente, como por disponer de caja suficiente y comprar iniciativas que puedan integrarse en su plataforma y den valor a largo plazo.

¿Cree que seguirá siendo una Aristócrata en el futuro?

Sin duda, pocos trabajadores de SAP, e incluso a clientes, creen que pueda haber una posibilidad distinta a SAP, al menos en el core del negocio.

¿Qué porcentaje de directivos y empleados ahorra e invierte en acciones de la compañía?

Muy alto (característica común en las Aristócratas). La propia compañía tiene programas de compra de acciones que se vería por cualquier inversor como un compra clara por sus ventajosas condiciones. Pero incluso pudiendo comprar acciones de la empresa a buenos múltiplos, aquellos que no entienden de finanzas lo hacen sólo por su confianza en la empresa, y su crecimiento y capacidad, sin mirar otro tipo de consideraciones.

Hasta aquí esta corta pero productiva entrevista. Espero que te haya parecido interesante.

Como siempre, un abrazo grande.

Bonos Gubernamentales de la Máxima Calidad Crediticia: el activo más infravalorado del mundo

Como pasa con cualquier otro activo elegible para una cartera de inversión, los bonos gubernamentales de la máxima calidad crediticia no se escapan a la crítica individualizada sobre su conveniencia como activo de inversión y también, por supuesto, sobre si el momento actual es el idóneo para tenerlos en cartera.

Durante los periodos de prosperidad económica, los bonos ofrecen un ingreso tranquilo y estable mientras que se mantienen al margen de la volatilidad del resto de mercados. Pero su verdadero potencial aparece cuando la economía sufre ciclos de deflación o eventos puntuales que desestabilizan el mercado. En esos momentos casi ningún otro activo emerge con tanta fuerza.

Un bono no es más que un préstamo que realiza el inversor a una sociedad pública o privada, a cambio de un interés o renta, cuya cantidad a percibir está relacionada con el riesgo de impago y con el nivel de inflación de la zona económica del emisor. Pero pese a la sencillez del producto, la especulación actual hace que se haya pervertido su utilidad, haciendo que aquellos que desean una ganancia extra vayan a buscar un mayor riesgo crediticio, haciendo que el bono comprado no funcione como se necesita en una cartera bien diversificada y descorrelacionada en clases de activos.

ASPECTOS POSITIVOS DE LOS BONOS

  1. Protección ante fuertes caídas bursátiles. En la crisis de 2008, mientras que el mercado de acciones cayó casi un 40%, los bonos gubernamentales de largo plazo llegaron a subir hasta un 30%, haciendo que la caída del valor de una cartera diversificada se redujera a unos puntos porcentuales. En la crisis de la Eurozona de 2011, los bonos alemanes de largo plazo llegaron a subir un 33%, después de que el consenso creyera desde hacía años que se encontraban en una clara burbuja.
  2. Existen ciclos largos favorables a los bonos. La bolsa tiene mayor rentabilidad esperada a largo plazo que los bonos, pero no siempre se cumplirá. Sin ir más lejos, en la primera década de este milenio los bonos obtuvieron una rentabilidad superior a las acciones, eso sí, sólo en el hipotético e irreal caso de que invirtieras todo tu capital en enero de 2000 y esperaras. Jeremy Siegel, autor de Stocks for the long run, reconoció en una entrevista para Bloomberg en octubre de 2011 que el periodo de treinta años concluido el 30 de septiembre de ese mismo año fue el primero en un siglo en el que los bonos superaron a las acciones.
  3. Rentabilidad estable de largo plazo por encima de la inflación. Hay ciclos en los que la renta del bono es menor y otros en los que es mayor, pero la rentabilidad histórica media del bono de medio plazo es superior al 5%, mientras que la inflación media ha sido del 3%.
  4. Gran comportamiento en periodos de deflación. Si hay un periodo favorable para la subida del precio de los bonos es la deflación. Cuando los tipos de interés caen, el precio de los bonos sube. Es lógico, con la deflación el dinero pasa a valer más, y la cantidad nominal que te deben aumenta de valor. Por contra, los cupones de los nuevos bonos que vayas añadiendo a la cartera serán menores, pero dentro de una estrategia pasiva, diversificada y sistemática de inversión tienes poco que perder y mucho que ganar.

RIESGOS DE LOS BONOS

  1. Riesgo de impago. Cuanto más segura la entidad a la que prestemos nuestro dinero, más posibilidades de recibir nuestras rentas y el nominal invertido a término. Países con dudosa calidad crediticia o bonos corporativos de empresas poco potentes pueden emitir bonos que hagan soportar al inversor a una desagradable volatilidad o incluso miedo de impago.
  2. Inflación. Es el enemigo público número uno del bono. Este riego consiste en que cuando los tipos de interés suben, el precio del bono baja, ya que el dinero prestado vale cada vez menos. Además, no sólo baja el precio de los bonos en cartera, sino que la renta que pagan puede comprar cada vez menos cosas. Por suerte, en una cartera bien diversificada tendremos otros activos que explosionaran al alza en periodos de alta inflación.
  3. Coste de oportunidad (histórico). Para alguien que quiera sacar el máximo partido a sus ahorros, ver como la bolsa sube como un cohete puede mermar la idea inicialmente positiva de tener bonos en cartera, y pensar que para qué demonios tener un activo que sube menos a largo plazo.

La clave aquí es eliminar estos riesgos eligiendo los bonos que mejor diversificarán nuestra cartera, sabiendo de antemano que el futuro es impredecible y que es sano estar preparado para cualquier ciclo económico que podamos vivir en los próximos años o décadas.

ELECCIÓN DE LOS BONOS

Para que los bonos cumplan con su papel en una cartera diversificada, descorrelacionada y protegida ante cualquier ciclo económico, deben tener la suficiente calidad crediticia como para que se muevan de forma “académica”. Si usamos bonos arriesgados, en tiempos de volatilidad de mercado se podrían subir a la chepa de las acciones y tomar su mismo camino, y para comprar más activos volátiles, para eso compro más acciones que tienen mayor rentabilidad esperada.

Los bonos apropiados para mi estilo inversor, y que son los que he elegido para Baelo, cumplen los siguientes requisitos:

  • Tienen riesgo mínimo de impago.
  • Son los de mayor calidad crediticia posible en moneda euro. En este caso, el Bund alemán.
  • Tienen una maduración de medio plazo, que implica un buen movimiento a la contra del resto de activos de la cartera, pero sin la alta volatilidad de los bonos de largo plazo.
  • En su mayor parte son nominales para que protejan contra una hipotética deflación. Un pequeño porcentaje de TIPs se une al grupo de activos que reaccionarán favorablemente ante la inflación.
  • Por lo tanto se evitan bonos corporativos, bonos basura, high yield, bonos internacionales con riesgo divisa o bonos de países con calidad creditica media o baja.

RESUMIENDO

Los bonos son activos adecuados para proteger la cartera de inversión ante un periodo de deflación y proporcionan una renta estable en periodos de prosperidad económica.

La inflación es su peor enemigo y la subida media del precio de la vida del 3% es su principal lastre histórico frente a las acciones.

Riesgos de crédito, impago, moneda, político o de gestión corporativa deben ser evitados si quieres que cumplan con la función diversificadora que se les pide.

También cumplen una función de seguridad y bajada de la volatilidad total de la cartera, alejándose de cualquier misión especulativa que puedan cumplir otros bonos más arriesgados.

Recuerda que todo esto no es la verdad, sino mis pensamientos e ideas. Es tu responsabilidad interiorizar los conceptos que te llegan y mediante la experiencia comprobar si son para ti o no, que viene a ser el verdadero aprendizaje.

Espero que te haya resultado interesante. Como siempre, un abrazo grande.

VIG: Un tributo a mi ETF más fetiche

Cuando descubrí la gestión pasiva y la indexación a finales de 2009, me topé con un ETF que combinaba mi gusto por las acciones de dividendo creciente con las innegables ventajas de los fondos indexados. Se trataba del Vanguard Dividend Appreciation ETF (VIG), al que le dediqué una entrada que tuvo un gran éxito, convirtiéndose en mi activo fetiche y también el de muchos seguidores del blog.

Gracias a la petición de un tuitero pude darme cuenta que la citada entrada no se encuentra en esta versión .NET del blog, así que he decidido rescatarla para que no quede en el olvido, volvamos a recordar aquel descubrimiento que tanto nos agradó y lo completemos con los siguientes matices que han cambiado desde enero de 2010:

  • Hoy el VIG está basado en otro índice similar, pero no el mismo. Ahora sigue al NASDAQ US Dividend Achievers Select Index, que tiene las mismas características que el anterior pero es de otro proveedor.
  • Con el paso del tiempo fue modelando mi perfil inversor, y mi cartera fue rotando hacia los fondos indexados disponibles en España, con los que me sentía más cómodo que con las carteras de ETFs.
  • Con la puesta en marcha de Baelo he podido cumplir con mi aspiración de disponer de la selección que tanto busqué en un solo fondo de inversión gestionado de forma pasiva.
  • En aquel año, el VIG me resultaba más interesante que su directo rival (SDY) porque estaba ponderado por capitalización, y no por yield. Pero hoy tenemos también disponible el Proshares S&P 500 Dividend Aristocrats ETF (NOBL), que replica fielmente a los aristócratas americanos, con un mínimo de 25 años de incremento del dividendo.
  • Los ETFs europeos UCITS tampoco son tan fieles y eficientes como el VIG o el NOBL, pero se puede montar una interesante cartera  de aristócratas globales con los productos de SPDR Europe.

Bueno, sin más dilación te dejo con la entrada que escribí hace más de ocho años. ¡Fuerte abrazo!

—–  —–  —–

Señoras y señores, niños y niñas, tengo el placer de presentarles a… The Big VIG.

The Big VIG es el nombre con el que llamo al que es para mí el mejor activo financiero del mundo, el ETF VANGUARD DIVIDEND APRECIATION. Este ETF replica al índice Dividend Achievers Select Index, que es un subíndice del Broad Dividend Achievers Index, y que es administrado y gestionado en exclusiva para Vanguard por la empresa Mergent.

Los Achievers, son acciones americanas que han incrementado su dividendo de forma consecutiva durante 10 o más años, es decir, que no lo han reducido (incluso lo incrementan) ni en tiempos de bonanza ni en tiempo de crisis brutal. Esta es la carasteristica fundamental que busca un growth dividend investor, que no busca un yield elevado, sino un crecimiento exponencial.

Ademas, los SELECT Achievers, gestionados sólo para Vanguard, eliminan de la lista a los que incrementan muy poco el dividendo y a las acciones inmobiliarias, quedando sólo la élite en el índice. ¡Una maravilla financiera!

Hay una característica que suele penalizar a los índices dividendo, y es que ponderan su cartera según el dividendo anual actual de cada acción, cosa que repercute en que encabecen el índice valores que lo están haciendo realmente mal, y lo convierten en una herramienta volátil. Pero The Big VIG está ponderado por una versión modificada de capitalización e incrementos de dividendo, lo que hace que sea un índice con una beta menor que el propio mercado, sea cual sea el plazo que escojamos.

Vamos a hacer un primer resumen de sus principales características:

– Contiene a la élite de las empresas americanas, que aumentan su dividendo aunque caigan chuzos de punta.

– Está ponderado por una versión modificada de capitalización, que le ofrece estabilidad y robustez.

– Está muy bien diversificado, ya que lo componen 186 acciones (Sep 09), encabezando la lista Wells Fargo, IBM, Coca cola, Pepsi, J&J, Procter and Gamble, Chevron y McDonalds. ¡Casi ná!

Por si todavía no os he convencido de las maravillas de este etf, ahí va un estudio con una sencilla tabla de excel que me he fabricado, con su dato más espectacular, el 5 years dividend growth rate:

Con la que ha caído, que prácticamente nos han vendido que el mundo se acababa, el conjunto de estas empresas han incrementado su dividendo en los últimos 5 años un 13,68% de media. Este dato puede parecer algo de lo que se pueda pasar, pero si nos fijamos en el futuro, el modesto dividendo del 2,44% anual (en el caso del índice, no del etf) va creciendo hasta convertirse en un gigante que llenará nuestros bolsillos de forma pasiva.

Suponiendo que siguen incrementando el dividendo un 13,68% anual, el 2,44% actual se convierte en un sólo año en un 2,77%, en 5 años en un 4,63%, en 10 años en un 8,79%, en 15 años en un 16,7%, en 20 años en un 31,7%. Cuanto más tiempo dejemos que crezca nuestro producto, más exponencial es la subida ya que a los 25 años, el dividendo sería de un ¡¡60,19%!!

Es decir, si cuando nace tu hijo, le abres una cuenta de valores, y le compras 10.000$ en VIGs, cuando tenga 25 años cobraría un dividendo anual de 6000$, y sus VIGs valdrían unos 246500$. Además, el capital no estaría siendo arriesgado en un par o tres de empresas, sino en las 186 más fuertes y estables en tiempos de crisis, estabilidad y bonanza.

Para completar el estudio quiero que tengáis presente la diferencia entre un growth dividend y un high dividend. Gracias a los datos del Dividend Achievers 50 Select Index, que selecciona a los 50 achievers con mayor dividendo y los pondera según su yield, podemos observar la diferencia de rentabilidad a largo plazo. El Dividend Achievers 50 Select Index da un dividendo actual del 5,35%, sensiblemente más alto que el usado por el VIG, pero su 5 years gowth dividend rate es de un 5,97%, que tampoco está mal, pero es más moderado.

En el primer año el dividendo sigue siendo mucho mayor para los Achievers 50, a los 5 años aun ganan 7,15% a 4,63%, a los 10 años se va igualando la cosa y ganan 9,55% a 8,79%. A los 15 años el VIG habría remontado, ganado 16,7% a 12,7%, fruto de la paciencia y de la magia comúnmente despreciada del interés compuesto. Pero fijaros en la diferencia a los 25 años, ¡brutal!

Por todo esto es por lo que The Big VIG se convertirá poco a poco en santo y seña de mi cartera, ya que define a la perfección lo que he estado buscando en acciones individuales, pero en un solo producto más diversificado y estable.

Espero que os haya gustado. Yo no os voy a recomendar que The Big VIG entre en vuestras vidas, porque no voy a recomendar ningún producto a nadie, pero desde luego en la mía sí que estará, hasta que la muerte nos separe a Vanguard y a mí.