La Cartera Eficiente

Después de las dos últimas entradas (1 y 2) debería haber quedado claro que los bogleheads no tenemos por estrategia invertir todo nuestro dinero en un momento determinado y en un único activo determinado y echarnos a dormir 30 años. Aunque sea una de las ideas favoritas de kostolany, nosotros preferimos ir añadiendo capital de forma automatizada para evitar meter toda la carne en el asador en el peor momento, y diversificar la cartera con distintas clases de activos para reducir su volatilidad y aprovechar las ventajas del rebalanceo.

Además, también vimos como en una cartera tradicional de acciones y bonos, cuantas más acciones, mayor rentabilidad esperada y también mayor volatilidad, y cuantas menos acciones, pues menos premio final y también menos sustos por el camino. Como añadido, la cartera permanente, con pocas acciones en su haber, logra un aumento de la eficiencia por su decente rendimiento en el medio plazo cualquiera que sea el ciclo en el que esté metida, pero que en el muy largo plazo, termina penalizada por el coste de oportunidad, rindiendo significativamente menos que una cartera diversificada 60/40.

Y la cuestión que nos ocupa hoy es, ¿podríamos tener la posibilidad de sufrir menos por el camino sin que la rentabilidad esperada diezmara sobremanera? ¿Es posible que una cartera aumente su eficiencia (medida por el ratio Sharpe) de tal forma que apenas pierda potencia si aumentamos su seguridad?

Aunque siento decirte que la respuesta correcta sería que depende de lo que ocurra en el incierto futuro, me alegra contarte que en los últimos 40 años, que es un periodo lo bastante amplio como para albergar ciclos alcistas y bajistas de todo tipo, sí que se ha podido lograr, y que aunque los datos son respaldados por admirables matemáticos y premios Nobel, te invito como siempre a que dudes y seas precavido con las conclusiones que saques. Continue reading La Cartera Eficiente

Una década para engañarlos a todos

En la anterior entrada pudiste comprobar como una estrategia completa de inversión en una cartera boglehead bien diversificada, indexada y pasiva, con aportaciones automatizadas y rebalances anuales, era capaz de conseguir resultados muy decentes en la considerada peor década que recuerdan los inversores de nuestra generación.

La última cartera que planteé tenía un 60% de acciones diversificadas por regiones y tamaño de las empresas, y un 40% de bonos de medio plazo. También podemos comprobar en esta década lo bien que funciona la cartera permanente en fases de incertidumbre y volatilidad en los mercados bursátiles:

decada perdida 5

Vemos como curiosamente obtienen una rentabilidad similar (+6,76%), un increíble parecido fruto del azar, pero que además lo consigue con una desviación de risa, y un peor año en la “década perdida” de solo -1,99%. La cartera permanente fue muy eficiente en aquel ciclo, como demuestra su superior ratio Sharpe.

Pues ya está. Si esta cartera es incluso más eficiente porque consigue el mismo rendimiento asumiendo un menor riesgo, no debe haber duda a la hora de elegirla para el largo plazo.

Bueno, no tan rápido. La cartera de Harry Browne te protege en momentos de incertidumbre y en cualquier ciclo económico, y rinde con decencia de ciclo en ciclo, pero esa falta de riesgo también penaliza en el largo plazo. Si tienes claro que no echarás mano de tu cartera, la diferencia es exponencial, como vemos en este gráfico comparativo a 40 años: Continue reading Una década para engañarlos a todos

La década favorita de cortoplacistas, especuladores y otros enemigos de la inversión

La inversión pasiva, indexada y de largo plazo ha sido estudiada, trabajada y recomendada por brillantes divulgadores, economistas y matemáticos, entre los que se encuentran premios Nobel y otros grandes científicos de las finanzas y los mercados, que nos regalan artículos, trabajos de investigación, libros y otras publicaciones dignas de leer, subrayar y memorizar hasta la saciedad. Pero siempre hay algún hueco por donde las ratas son capaces de colarse para huir de las alcantarillas y propagar la peste, sembrando la podredumbre en las mentes de aquellos que no tienen la fortaleza suficiente para seguir fuertes en el camino.

La primera década del Siglo XXI está considerada por la chusma financiera como la década perdida, ese espacio de tiempo medioplacista que proponen como “prueba irrefutable del despropósito del buy & hold“. El peor periodo de diez años de los últimos cincuenta, cuenta con la gracia de los brujos de las finanzas para ser considerada como bandera de su lucha por menospreciar nuestro tranquilo y sencillo método de ahorro.

decada perdida 1

Como puedes ver en la primera imagen que te presento, una persona que decidiera invertir $100000 a principios de la década perdida, habría obtenido un rendimiento a diez años de -0,27%, un camino muy pobre que hace las delicias de los detractores de comprar para conservar. Para ser el peor ciclo de diez años posible, no es un resultado especialmente malo, pero eso no quita que sea efectivamente negativo con todas sus letras.

Pero nosotros no invertimos así. Creer que un boglehead mete todo su dinero en un momento cualquiera y en un producto único y aislado cualquiera, y luego se convierte en un gato de yeso esperando a que el paso del tiempo le haga millonario, es tener un concepto bastante borroso de lo que hacemos con nuestros ahorros. En la siguiente imagen vamos a sumar $5000 anuales a los $100000 inicialmente invertidos: Continue reading La década favorita de cortoplacistas, especuladores y otros enemigos de la inversión

Me encanta que los planes salgan bien

Una cartera de inversión pasiva debe ser barata, bien diversificada, afín a tu nivel de aversión al riesgo pero también a tus necesidades de rentabilidad objetivo, y por último y no menos importante, adaptada a tus circunstancias personales. Como sabes, hace ahora justo un año la vida nos dio un giro a mí y a mi familia, y consideré optar por mover mis ahorros a una cartera con una decente rentabilidad esperada pero con una seguridad muy por encima de las demás, la Cartera Permanente.

La Cartera Permanente ha cumplido perfectamente con su misión. En un entorno de volatilidad e incertidumbre, no solo ha tenido un comportamiento de excelsa estabilidad, sino que incluso ha conseguido rendir positivamente. Ahora, un mayo después, las cosas van saliendo bien. Claudia ha respondido fenomenal al tratamiento, y aunque debe seguir tratándose durante un año más, el equipo médico es muy optimista, y nos anima a pensar en positivo. Los planes, en todos los sentidos, van saliendo bien.

Así las cosas, mi cartera vuelve a moverse a una configuración de acciones y bonos. En unas circunstancias personales y familiares de mayor tranquilidad, mi portafolio vuelve a configurarse de forma más académica, asumiendo los riesgos de nuevo adaptados a mi perfil como inversor, aunque dejaré la configuración más detallada para posteriores entradas. Sé de buena tinta que los detalles sobre las carteras gustan a los lectores como el cigarrillo de después a un fumador, pero también sabes que para mí es lo menos importante que ofrecer.

No quiero despedirme hasta la siguiente entrada sin incluir en ésta el desafío solidario que los chicos de Mediterranean Challenge van a llevar a cabo en el mes de julio. Recorrerán a nado y a pie la distancia entre Formentera y Menorca tocando las cuatro islas de las Baleares. Lo hacen para recaudar fondos para ayudar a los niños con cáncer que se encuentran hospitalizados, mejorando sus vidas con, por ejemplo, la construcción de jardines infantiles en las azoteas de los edificios. Aquí os dejo una colaboración de Claudia para la causa, posando con los héroes de la prueba para ayudar a recaudar fondos solidarios. Un orgullo para ella y para su familia.

mediterranean

Aparte de lo anterior, ya me contarás cómo estás viviendo como inversor pasivo este 2016. Espero que con la tranquilidad y la calma que te lo debes tomar. Seguimos fuertes en el camino. Abrazo grande.

Precisamente lo que buscaba en ella

Recordarás que en mayo del pasado año decidí cambiar mi Cartera Bogle a una Cartera Permanente que me alejara de la volatilidad de los mercados y protegiera mi capital, aunque tuviera que conformarme con una rentabilidad esperada algo menor. No sabía hasta qué punto podría llegar a necesitar de la ayuda de mi cartera, así que tenía que resguardarla de cualquier tempestad financiera.

Y la verdad es que así ha sido. En el último trimestre de 2015 la renta variable resurgía con nuevos brios haciendo las delicias de aquellos que presagiaban las subidas. Todo era confianza y, en muchos casos, arrogancia y falta de humildad de algunos flautistas que llevaban a las pobres ratas al precipicio. Aquellos que les seguían invirtieron grandes cantidades, sin diversificar sus carteras con activos menos volátiles o descorrelacionados, y ahora venden presas del pánico y del miedo a perderlo todo, justo antes eso sí, de un nuevo rebote.

La cartera permanente a la que traspasé los fondos invertidos en mi cartera Bogle me ha dado precisamente lo que buscaba en ella. La volatilidad no existe. El miedo no existe. Estar pendiente no existe. Nada relacionado con los mercados existe. Solo existe dormir tranquilo.

Poco después de adaptarla al 4×25 del puro estilo Harry Browne, la modifiqué para que el cash desapareciera de ella. No me importaba tener un puntito más de volatilidad si con ello me acercaba a la rentabilidad esperada de mi cartera anterior. Quedaba así:

Continue reading Precisamente lo que buscaba en ella

Lo que la Economía haga en el futuro no tiene importancia

Hoy te traigo la traducción al castellano, o más bien la que yo he hecho personalmente ya que distará algo de la literal, sobre un párrafo interesante de la carta de Warren Buffett a los accionistas de Berkshire Hathaway en el año 2013. En él, Warren utiliza un par de historietas sobre inversiones realizadas fuera de la bolsa para hacer entender al inversor sobre la importancia de focalizar la estrategia en el largo plazo y en la visión de tratar las acciones como partes de una empresa rentable y solvente, en vez de como un vehículo para especular con los precios. Espero que te guste y puedas sacar conclusiones y pensamientos útiles.

“La inversión es más inteligente cuando está enfocada a los negocios”. Benjamin Graham.

Déjame que te hable sobre dos pequeñas inversiones no bursátiles que hice hace mucho tiempo y que son instructivas. Esta historia comienza en Nebraska. De 1973 a 1981, el Medio Oeste experimentó una explosión de los precios agrícolas, causada por una creencia generalizada de que venía una inflación galopante y que era alimentada por las políticas de préstamos rurales de los bancos. 
Entonces estalló la burbuja, con lo que las bajadas de precios del 50% o más devastaron tanto a los agricultores apalancados como a sus prestamistas. Quebraron cinco veces más bancos en Iowa y Nebraska que los que fracasaron en las secuelas de la burbuja de nuestra reciente Gran Recesión. 
En 1986, compré una granja de 400 acres, ubicada a 50 millas al norte de Omaha. Me costó $280.000, mucho menos que lo que un banco había prestado por la compra de la granja unos años antes. Yo no sabía nada sobre el funcionamiento de una granja. Pero tengo un hijo que ama a la agricultura y yo aprendí de él los quintales de maíz y de soja que la granjas producen y cuáles serían los gastos de la operación. A partir de estas estimaciones, calculé que el retorno de la granja hasta entonces era de alrededor del 10%. También pensé que era probable que la productividad mejoraría con el tiempo y que los precios de los cultivos se encarecerían pasada la crisis. Ambas expectativas resultaron ciertas. No necesitaba ningún conocimiento o inteligencia inusual para llegar a la conclusión de que la inversión no tenía ningún inconveniente. Habría, por supuesto, alguna mala cosecha de vez en cuando y los precios a veces decepcionarían. Pero ¿y qué? Habría excepcionalmente algunos años así, pero yo nunca estaría bajo cualquier presión de vender la propiedad. Ahora, 28 años más tarde, la granja ha triplicado sus ganancias, tiene un valor cinco veces o más de lo que pagué. Yo todavía no sé nada de agricultura y, recientemente, he hecho mi segunda visita a la granja
En 1993 hice otra pequeña inversión. Un conocido me habló de una pequeña propiedad junto a la Universidad de Nueva York que estaba en venta. Una vez más, una burbuja había aparecido y se estaba llevando por delante los activos fallidos con prácticas de préstamo optimistas que habían alimentado la locura. Aquí también el análisis fue simple. Tal como había sido el caso de la finca, el rendimiento actual no apalancado desde la propiedad fue de aproximadamente 10%. La ubicación de la propiedad era también excelente: Universidad de Nueva York. Cuando caducaron arrendamientos viejos que pagaban menos que el precio de alquileres del mercado, las ganancias se triplicaron. Las distribuciones anuales superan ya el 35% de nuestro capital inicial inversión. ¿Sabes qué? Todavía tengo que ver la propiedad
Tanto en la finca como en el edificio de NY, aunque las ganancias no van a ser espectaculares, las dos inversiones serán activos sólidos y satisfactorios para mi vida y, posteriormente, para mis hijos y nietos. Te cuento estas historias para ilustrar ciertos fundamentos de la inversión: 
– No es necesario ser un experto para lograr rendimientos de las inversiones satisfactorios. Aunque si no lo eres, debes reconocer tus limitaciones y seguir un curso determinado para trabajar razonablemente bien. Mantener las cosas simples. Cuando te prometan ganancias rápidas, responde con un rápido “no”. Debes centrarte en la productividad futura del activo que estás considerando. Si no te sientes cómodo haciendo una estimación de los ingresos futuros del activo en concreto, olvídalo y sigue adelante. Nadie tiene la capacidad de evaluar cada posibilidad de inversión. Solo tienes que entender las acciones en las que inviertas. 
– Si te centras en el cambio de precio futuro de una compra, estás especulando. No hay nada incorrecto en eso. Sé, sin embargo, que no estoy en condiciones de especular con éxito, y yo soy escéptico con los que sostienen un éxito sostenido al hacerlo. Ninguno de esos ganadores tiene una expectativa razonable de ganancia si sigue “jugando” a la bolsa. Y el hecho de que un activo dado se ha apreciado en el pasado reciente no es una razón para comprarlo. 
– Con mis dos pequeñas inversiones, yo sólo pensaba en lo que las propiedades podrían producir y no me preocupaba en absoluto sobre sus cotizaciones diarias. Los partidos de todos los deportes son ganados por los jugadores que se centran en lo que ocurre en el campo de juego, y no por los que sus ojos están pegados al marcador. Si puedes disfrutar de los sábados y los domingos sin mirar los precios de tus acciones, dale también una oportunidad a los lunes o los viernes. 
– Formarse una opinión macro o escuchar las predicciones macro o de mercado de los demás es una pérdida de tiempo. De hecho, es peligroso, porque puede empañar tu visión de los hechos que son verdaderamente importantes. Cuando yo escucho Comentaristas opinar con soltura de lo que hará el mercado en el futuro, me acuerdo de esta frase de un comunicador: “Usted no sabe lo fácil que es este juego hasta que te metes en esa cabina de transmisión”. 
– Lo que la economía haga en el futuro no tiene importancia para mí. Mis dos compras se hicieron en 1986 y 1993. Lo que la economía, las tasas de interés, o el mercado de valores podrían hacer en los años inmediatamente siguientes no fue de ninguna importancia para mí en la toma de esas inversiones. No puedo recordar lo que los titulares o los expertos estaban diciendo en aquel momento. Cualquiera que fuese el mensaje del analista de turno, el maíz podría seguir creciendo en Nebraska y los estudiantes seguirían acudiendo a la Universidad de Nueva York. 
Hay una gran diferencia entre mis dos pequeñas inversiones y una inversión en acciones, y es que no proporcionaban valoraciones minuto a minuto para sus compras y ventas. Es una enorme ventaja para los inversionistas en acciones que tengan esas valoraciones altamente fluctuantes. Los propietarios de las acciones, sin embargo, se permiten un comportamiento caprichoso y a menudo irracional, porque hay tanta cháchara acerca de los mercados, la economía, el interés, el comportamiento de los precios de las acciones,…, que algunos inversores creen que es importante escuchar a los expertos y, peor aún, que es importante tener en cuenta que actúa de acuerdo sobre sus comentarios con su propio dinero. Aquellas personas que pueden sentarse en silencio durante décadas cuando poseen una granja o un edificio de apartamentos corren el peligro de ponerse nerviosos cuando se exponen a una corriente de cotizaciones de acciones y de comentaristas que lanzan mensajes como “no se limite a sentarse ahí, haga algo”. Para estos inversores, la liquidez se transforma en una maldición para el largo plazo. 
Un “flash crash” o alguna otra fluctuación del mercado extrema no puede hacer daño a un inversionista. De hecho, la caída de los mercados puede ser útil para el verdadero inversionista, si tiene dinero disponible cuando los precios quedan lejos de los valores de las empresas. Un clima de miedo es tu amigo cuando se invierte; el mundo eufórico es el enemigo. Durante el extraordinario pánico financiero que se produjo a finales de 2008, nunca tuve la idea de venta de mi granja o de mis bienes raíces de Nueva York, a pesar de que una severa recesión se estaba gestando claramente. Y, si hubiera poseído el 100% de un negocio sólido con buenas perspectivas a largo plazo, habría sido insensato deshacerse de ello. Así que ¿por qué vender tus acciones que son pequeñas participaciones en empresas maravillosas? Es cierto que cualquiera de ellas podría decepcionarte, pero, ¿podría alguien realmente creer que la tierra va a tragarse a los activos productivos de empresas con rendimientos financieros increíbles y el ingenio humano ilimitado existente en las empresas del mundo?

Los meteorólogos del mercado llenarán tu oído, pero nunca llenarán tu billetera

Warren-Buffett-carta-2014Si no has leído la última carta de Warren Buffett a los accionistas de Berkshire Hathaway, cosa que lleva cinco minutos al año y produce enseñanzas para toda la vida, estás de suerte, porque quiero compartir contigo el párrafo que me parece más interesante, que se encuentra entre las páginas 18 y 19 de la carta. Para facilitarte el tema, he hecho una traducción personal al español. Espero que te parezca interesante:

Este es un mensaje importante para los inversores acerca del desempeño dispar entre acciones y bonos.

Piense de nuevo en nuestro informe anual de 2011, en el que se definió la inversión como “la transferencia a otros de poder adquisitivo, con la expectativa razonada de recibir más poder adquisitivo – después de impuestos se han pagado en nominal en el futuro “. La poco convencional, pero ineludible conclusión que se desprende de los últimos cincuenta años es que ha sido mucho más seguro invertir en una cartera diversificada de empresas estadounidenses que invertir en bonos del Tesoro, cuyos valores se han atado al precio del dinero. Eso también es cierto para el medio siglo anterior, un período que incluye la Gran Depresión y las dos guerras mundiales. Los inversores deben prestar atención a la historia. De una forma u otra es casi seguro que se repita durante el próximo siglo.

Los precios de las acciones siempre serán mucho más volátiles que los de los bonos o el cash. A largo plazo, sin embargo, los instrumentos de renta fija son inversiones más arriesgadas que la cartera de acciones ampliamente diversificada que se compran poco a poco a través del tiempo. Esa lección habitualmente no se enseña en las escuelas de negocios, donde la volatilidad se usa casi universalmente como una aproximación al riesgo. La volatilidad está lejos de ser un sinónimo del riesgo. Fórmulas populares que equiparan los dos términos conducen a estudiantes, inversores y directores generales por mal camino. Es cierto, por supuesto, que ser dueño de las acciones por un día o una semana o un año es mucho más arriesgado que dejar los fondos en efectivo. Es relevante para determinados inversores, por ejemplo bancos de inversión, cuya viabilidad puede ser amenazada por el descenso en los precios de los activos y que podría verse obligado a vender valores durante los mercados deprimidos.

Para la gran mayoría de los inversores, sin embargo, que puede, y debe invertir con un horizonte de varias décadas, descensos en el precio de las acciones no son importantes. Su enfoque debe permanecer fijo en el logro de avances significativos en el largo plazo. Para ellos, una cartera de acciones diversificada, comprado con el paso del tiempo, va a resultar mucho menos arriesgada que los valores de renta fija.

Si el inversor, en cambio, teme la volatilidad de los precios, erróneamente viéndolo como una medida del riesgo, termina haciendo algunas cosas muy arriesgadas. Recordemos a los expertos que hace seis años se lamentaban de la caída de los precios de las acciones y aconsejaron invertir en bonos del Tesoro “seguros” o certificados de depósitos bancarios. Las personas que atendieron estos consejos ahora están ganando una miseria. Si no fuera por el miedo a la volatilidad de los precios, éstos inversores podrían haberse asegurado a sí mismos una buena renta de por vida por la simple compra de un fondo indexado de muy bajo coste cuyos dividendos han tenido una tendencia al alza en los últimos años y cuyo principal también creció (con muchas subidas y bajadas, puede estar seguro).

Los inversores, por supuesto, pueden, por su propia conducta, pensar que tener acciones es arriesgado. Y muchos lo piensan. Poe ello, llevan una gestión activa, intentan hacer timing con los movimientos del mercado, crean una diversificación inadecuada, pagan altos e innecesarios honorarios a asesores, y hacen un mal uso de dinero prestado que puede destruir los retornos decentes que un inversor de toda la vida podría disfrutar. De hecho, el dinero prestado no tiene cabida en el juego como herramienta del inversor. Cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento en los mercados, y ningún asesor, economista o comentarista de televisión puede predecirle cuándo se producirá el caos. Los meteorólogos del mercado llenarán su oído, pero nunca llenarán su billetera.

Los inversores, visto como grupo, a largo plazo, han estado siempre por debajo del poco sofisticado inversor indexado que simplemente se sienta a esperar durante décadas. Una de las principales razones son los honorarios: Muchas instituciones pagan importantes sumas a consultores que, a su vez, recomiendan a gerentes de altos honorarios. Y eso es un juego de tontos. Hay unos cuantos gestores de inversión, por supuesto, que son muy buenos. La mayoría de los asesores, sin embargo, son mucho mejores para generar altos honorarios de lo que son a la hora de generar altos rendimientos. En verdad, en lo que mejor están preparados es en el arte de vender. En lugar de escuchar sus cantos de sirena, inversores, grandes y pequeños, deben leer a Jack Bogle en The Little Book of Common Sense Investing.

Hace décadas, Ben Graham estableció claramente la culpa de la falta de rendimiento en la inversión, utilizando una cita de Shakespeare:

La culpa, querido Bruto, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos“.

Cómo luchar contra la adicción a la dopamina (2)

dopaminaEn Cómo luchar contra la adicción a la dopamina vimos la forma en que este neurotransmisor influye en el proceso perdedor de malos inversores y especuladores aficionados sin control emocional. Su poder es tan desconocido como destructor, ejerciendo su poder demoledor en los momentos del proceso de inversión en los que pasa más desapercibido.

Ahora, una vez reconocido su peligro, nos toca intentar presentarle frente mediante estrategias sencillas que nos ofrezcan hábitos de defensa ante un enemigo tan viral, invisible y potente. Veamos qué podemos hacer:

1. ENTIENDE AL MERCADO.

Conseguir lo que intentas predecir no produce apenas dopamina, es el propio juego de la predicción y esperar haber acertado lo que alborota a las hormonas del narcisismo especulador. Por lo tanto, entender que en el corto plazo la bolsa se mueve haciendo un camino de dientes de sierra es fundamental para el inversor de largo plazo y su tranquilidad mental. Las bajadas se van a producir, y algunas muy acusadas. Cuanto antes lo entiendas y asimiles, menor el tormento.

2. ENTIENDE A LA PREDICCIÓN.

El juego de la predicción tiene ciertas características que, sabiendo de antemano sus normas y trampas, te harán alejarte de él. Una vez que comprendes que el futuro es impredecible, y que intentar hacerlo es un juego perdedor, desecharás la opción de la bola de cristal. Estas características propias del reconocimiento de pautas te servirán de ejemplo:

– Antepone las conclusiones. Dos veces seguidas de cualquier cosa te harán esperar una tercera.

– Prefiere el narcisismo. Incluso llevando una estrategia metódica, la máquina de buscar pautas siempre quiere ir más allá para encontrar un camino intuitivo que le aporte mayor valor intelectual.

– Se activa automáticamente. Incluso sabiendo que te enfrentas a una serie aleatoria de cualquier cosa, tu cerebro se conecta de forma automática para encontrar alguna pauta.

– Es incontrolable. Si no realizas un esfuerzo de aprendizaje anterior, la máquina de búsqueda de pautas es irrefrenable.

3. CONTROLA LO CONTROLABLE.

En vez de malgastar tus energías en buscar la próxima figura del IBEX, debes poner el foco en aquello que sí puedes controlar:

– tus expectativas, esperando objetivos realistas y alcanzables basados en datos y hechos relevantes, no en lineas y figuras tanto imaginarias como insignificantes. Esperar un 10% de beneficio en el próximo año en bolsa es alcanzable pero no realista, ya que sabes que en un solo año puedes tener tanto un +50% como un -50%. Pero un 10% anualizado a 30 años es algo que la ciencia estadística nos muestra como alcanzable y realista.

– tu perfil de riesgo, entendido como tu nivel de aversión a las bajadas bursátiles. Si no estás seguro de aguantar los malos tiempos, procura tener una buena porción de activos poco volátiles en tu cartera. Incluso Benjamin Graham recomendaba un máximo del 75% de renta variable en cartera.

– tu propia guía de actuación, usando un método planificado que te lleve por pasos hacia una forma de invertir sencilla y simple. Si te sales de esta guía correrás el riego de ser atrapado por la intuición, paso previo a la vuelta a la adicción.

– tus gastos, evitando operar demasiado el mercado, comprando activos para siempre, y evitando fondos y ETFs con comisiones fijadas por sinvergüenzas sin escrúpulos. Además, ahorrarás impuestos que ya no formarán parte de la bola de nieve que debe ser la inversión largoplacista.

– tu propio comportamiento, manteniendo la calma, y sintiéndote más fuerte que aquello que te puede engatusar para predecir.

4. COMIENZA A RESTRINGIR PARA PARAR DE PREDECIR.

Cuando te enfrentes a cualquier dato que se te ponga delante de las narices, tu cerebro estará tentado a entender a qué llevará. La mejor apuesta es prevenirte a ti mismo de cualquier apuesta. Un buen camino para evitar tales tentaciones es realizar dollar cost averaging, invirtiendo una cantidad fija cada mes, trimestre o año. Los fondos de inversión son una herramienta ideal para este tipo de estrategia. Esto pone tu dinero a trabajar en modo automático, evitando que la parte reflexiva de tu mente quiera hacerse la lista en tu perjuicio.

5. BUSCA LA EVIDENCIA.

Las formas modernas de adivinación como los analistas de mercado y sus proyecciones son una buena forma de hacerse adicto a los mercados y sus predicciones. ¿Cuántos fondos conoces que hayan batido al índice en 20 años? De haber alguno, que por pura estadística tiene que haberlo, ¿de verdad crees que su gestor es un ser superior que sabe cosas que el resto de mentes increíblemente preparadas no saben? Intenta encontrar la evidencia en la superioridad de un adivinador y te demostrarás a ti mismo que no merece la pena pagarle millones de euros en comisiones y bonus.

6. DESCANSA LA MENTE Y NO TE OBSESIONES.

Lejos están los tiempos en los que el inversor compraba y vendía sus activos por teléfono o visitando el banco o la oficina del broker. Por desgracia, la tecnología y su progreso se han puesto en contra de los inversores de largo plazo, ya que les posibilita mirar pantallas de cotizaciones verdes y rojas en cualquier momento a través de dispositivos portátiles. Si no te propones descansar tu mente de las pantallas, te será muy muy complicado mantener la calma. Invertir a largo plazo es más difícil de soportar que ser un especulador cortoplacista, ya que este último cortará sus pérdidas y dejará su mente descansar, por mala que sea su operativa. Pero el inversor de largo plazo que no deje de mirar las cotizaciones cada día tiene pocas posibilidades de soportar momentos de tensión bursátil.

Cómo luchar contra la adicción a la dopamina (1)

dopamina tradingLa dopamina es un neurotransmisor producido por una gran parte del reino animal, incluido el Ser Humano. Produce, entre otras cosas, excitación y aumento de las pulsaciones del corazón, sobretodo en situaciones de asociación estímulo-recompensa.

La relación de esta sustancia con las apuestas e inversiones financieras han sido estudiadas para observar y explicar el comportamiento irracional de los participantes del mercado, visitadores de casinos y adictos a los billetes de lotería. Una de las conclusiones más curiosas, sorprendentes pero inmensamente útiles fueron los descubrimientos sobre el momento en el que el apostador o especulador segregaba mayor cantidad de dopamina. Al contrario de lo que se pueda pensar, no era en el momento de una buena ganancia cuando el nivel de excitación química alcanzaba sus mayores cumbres, sino que era en el instante en el que parecían descubrir una pauta que implicaba pensar que se podría abrir una operación ganadora. Es decir, especuladores, apostadores y jugadores entran en sus círculos viciosos no por el placer de ganar, sino por el de jugar. Según estos estudios, los analistas técnicos son auténticos adictos al efecto de la dopamina.

El neurólogo Emrah Düzel realizó también un estudio con un grupo de operadores y observó que la anticipación del beneficio era, posteriormente, mucho mejor recordado por los participantes que el beneficio en sí. Eran más capaces de recordar pautas que habían sido ganadoras en sus operaciones que las propias operaciones de venta que generaban las ganancias. Incluso en las operaciones más aleatorias, siempre había una pauta que recordar, y que les hacía salivar como perros cuando se encontraban de nuevo, de forma casual, con la misma sucesión anteriormente ganadora.

Este juego de las expectativas no solo afecta a pequeños especuladores sedientos de emociones en sus aburridas vidas, sino también a profesionales del sector, que cobran a muchos de los primeros un 2% de su dinero mal invertido, más el 20% de las “inteligentes, intelectuales y brillantes” ganancias generadas por sus aleatorios chutes de dopamina.

Otro neuroeconomista, Scott Huettel, de la Universidad de Duke, realizó un estudio haciendo que sus colegas trataran de adivinar y anticipar repeticiones. Les mostraba sucesiones aleatorias de 10 círculos y cruces tales como OXOXOOOXXO (ejemplo). La posibilidad de de apareciera en cada momento un círculo o una cruz era del 50%. Pero el caso es que los participantes se mostraban capaces de anticipar un círculo cuando previamente habían salido dos de ellos consecutivos, y de igual manera con las cruces. Un claro ejemplo de operar la tendencia

Las predicciones son el enemigo del inversor pasivo de largo plazo, convirtiendo el mercado en un juego tonto y sin sentido que hace perder mucho dinero a mucha gente, destruyendo sus riquezas a base de decisiones estúpidas, una detrás de otra. En la siguiente entrada veremos qué podemos hacer para que nuestro cerebro trabaje para nosotros en vez de contra nosotros, y buena parte de nuestro papel consistirá en alejarnos de predicciones, pautas y pronósticos.

El camino hacia el infierno está pavimentado con buenas intenciones

vtOtro lunes negro más para la historia de las bolsas. Esta vez le ha tocado a China llenar los titulares de las portadas de los diarios generalistas, sirviendo de excusa para explicar la tormenta de verano. No se lo digas a nadie, pero te voy a contar un secreto: La bolsa, de vez en cuando, baja. Shuuuuuuu, que te he dicho que no se lo digas a nadie. Es nuestro secreto…

Somos inversores pasivos, y si tú realmente lo eres, te debería haber pasado como a mí ayer, que me enteré de la bajada en las noticias de la noche. Me importa un pimiento lo que hagan los mercados en el corto plazo, y aunque reconozco haber tenido suerte en pasar mi cartera Bogle a una Cartera Permanente antes de la bajada, en realidad, no tiene ninguna importancia.

Recuerda:

– Si eres joven, las bajadas como las de ahora te vienen de cine porque cada mes comprarás de forma automática en oferta, adquiriendo mayor número de activos para disfrutar durante tu futuro retiro.

– Si eres mayor, te sentarán como el culo, porque estando retirado disminuye tu “sueldo” líquido aportado por el porcentaje que saques cada mes de tu cartera de inversión.

Si no tomas decisiones sicológicas no cometerás errores sicológicos. Un inversor pasivo reacciona ante un lunes negro igual que ante un jueves negro, un martes 13 o un viernes santo, haciendo absolutamente nada. Los inversores fundamentalistas tendrán que tragar saliva y prepararse para la oleada de vaivenes que le esperan, así como el inversor técnico tendrá que romperse los ojos mirando las velas de sus gráficos.

Buscar suelos ahora no es buena idea. Lo barato que compres ahora con tu aportación extra por pensar que estamos en un suelo puede resultar cara comparada con las compras que podrías hacer en los meses siguientes de forma automatizada según tu plan pasivo. Tus buenas intenciones te pueden jugar una mala pasada invirtiendo una cantidad extra elevada en un mal momento. No intentes ser el más listo de la clase. El camino hacia el infierno está pavimentado con buenas intenciones.