La década favorita de cortoplacistas, especuladores y otros enemigos de la inversión

La inversión pasiva, indexada y de largo plazo ha sido estudiada, trabajada y recomendada por brillantes divulgadores, economistas y matemáticos, entre los que se encuentran premios Nobel y otros grandes científicos de las finanzas y los mercados, que nos regalan artículos, trabajos de investigación, libros y otras publicaciones dignas de leer, subrayar y memorizar hasta la saciedad. Pero siempre hay algún hueco por donde las ratas son capaces de colarse para huir de las alcantarillas y propagar la peste, sembrando la podredumbre en las mentes de aquellos que no tienen la fortaleza suficiente para seguir fuertes en el camino.

La primera década del Siglo XXI está considerada por la chusma financiera como la década perdida, ese espacio de tiempo medioplacista que proponen como “prueba irrefutable del despropósito del buy & hold“. El peor periodo de diez años de los últimos cincuenta, cuenta con la gracia de los brujos de las finanzas para ser considerada como bandera de su lucha por menospreciar nuestro tranquilo y sencillo método de ahorro.

decada perdida 1

Como puedes ver en la primera imagen que te presento, una persona que decidiera invertir $100000 a principios de la década perdida, habría obtenido un rendimiento a diez años de -0,27%, un camino muy pobre que hace las delicias de los detractores de comprar para conservar. Para ser el peor ciclo de diez años posible, no es un resultado especialmente malo, pero eso no quita que sea efectivamente negativo con todas sus letras.

Pero nosotros no invertimos así. Creer que un boglehead mete todo su dinero en un momento cualquiera y en un producto único y aislado cualquiera, y luego se convierte en un gato de yeso esperando a que el paso del tiempo le haga millonario, es tener un concepto bastante borroso de lo que hacemos con nuestros ahorros. En la siguiente imagen vamos a sumar $5000 anuales a los $100000 inicialmente invertidos:

decada perdida 2

El efecto de repartir las compras de forma automatizada disminuye el riesgo por volatilidad, y permite comprar más cuando lo haces en suelos y comprar menos cuando lo haces en cimas. El CAGR pasa a un +4,84%, y la rentabilidad anual a un +0,22%, permitiendo que la década negativa no exista, aunque aún se podría pensar que no ha merecido la pena arriesgar el dinero para unos números al alcance de cualquier especuladorcillo que se precie.

Pero tampoco es del todo correcto el ejemplo anterior, porque los bogleheads incluimos bonos para diversificar nuestras carteras, aportando descorrelación entre activos y una mayor estabilidad. Además, permite que una parte de la cartera avance cuando la bolsa sufre, y permite rebalancear el portafolio con las ventajas que ello conlleva. En la siguiente imagen el portafolio 1 corresponde al ejemplo anterior, mientras que el portafolio 2 se refiere a una cartera igualmente de $100000 iniciales a los que también se les suman $5000 anuales y que está compuesta de 60% acciones USA / 40% Bonos:

decada perdida 3

Bueno, pues ya parece que la cosa mejora. Acercándose la estrategia a una inversión diversificada y automatizada, el rendimiento en la década perdida es de un atractivo 3,57% anualizado, lo que permite un CAGR del 7,67%. La peor década que conocemos rinde con números más que decentes, aunque seguro que todavía no convencen a los consultores de bola de cristal. Estos probablemente no sabrán que la renta variable se puede diversificar, aumentando las cualidades positivas de la cartera de inversión, tanto en rentabilidad como en volatilidad, es decir, aún podemos aumentar la eficiencia del buy & hold pasivo e indexado.

En la última imagen de esta primera entrega sobre la década de la infamia, vamos a simular lo que hubiera conseguido un boglehead con la cartera que sigue:

15% Acciones 

15% Acciones Small Caps

15% Acciones extranjeras

10% Acciones extranjeras Small Caps

5% Acciones mercados emergentes

40% BONOS

Con lo anterior, tenemos de nuevo una cartera con un 60% de acciones y un 40% de bonos, pero esta vez distribuimos la parte de renta variable para obtener la descorrelación y el “tilt” que buscamos en nuestra estrategia boglehead. Los resultados tendrían esta vez el siguiente aspecto:

decada perdida 4

Aquí tenemos una cartera pasiva al más puro estilo boglehead, que en la peor década de bolsa que conocemos los de nuestra generación, ha conseguido rendir a un +6,74% anual, dejando satisfechos a aquellos que se mantenían fuertes en el camino.

El peor enemigo del inversor pasivo no es el mercado, ni la suerte, ni los charlatanes. El peor enemigo es el propio inversor, que tiene que combatir mentalmente contra poderosos elementos externos si quiere tener éxito en su camino, o más bien, aprender a no combatirlos e ignorarlos. En la próxima entrada veremos más ejemplos, enfrentando carteras pasivas en diferentes ciclos temporales. Seguro que te gustará, pero por ahora creo que tienes los suficientes cimientos como para construir un buen muro de protección contra los vendedores de la riqueza rápida.

Comments

  1. Julian Federico Hernan Fernandez dice:

    Uffff ¿has estudiado si es mas rentable invertir(comprar) periodicamente solo si la Media de 150 o 200 dias es alcista y vender(al menos dejarlo en liquidez) cuando dicha media es bajista.

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Julián. Mil gracias por tu comentario.

      No hay nada como el análisis técnico de la situación presente para llegar a sentirse traicionado por la aleatoriedad en el futuro. No importa lo que pueda decirnos el azar, buscamos esquemas entre los hechos aleatorios allí donde sucedan. Te sorprenderías de los gráficos de tendencias que resultan de ir dibujando el gráfico de lanzamientos de monedas al aire. ¡Tendencias clarísimas y consistentes con preciosas medias móviles duraderas!

      Los chartistas cumplen una función muy importante en la industria financiera, ya que sus predicciones acaban en una gran cantidad de operaciones, justo lo que quieren los dueños del casino. Por muy alentadora que sea una previsión a partir del pasado, no tiene valor científico para el inversor, excepto para su puntual diversión.

      Ganando un 10,5% anual de forma sencilla, fácil y pasiva en la peor década vivida, ¿es realmente coherente especular con seudociencia?

      Un saludo.

  2. Miguel78 dice:

    jeje no hay quien pueda con Antonio, muy buen post. Por cierto ¿no es mucho un 40% en bonos? una cosa es un 10% pero un 40%, desde mi ignorancia, me parece bastante salvo que seas una persona de 55-60 años

    Un saludo y thx por el post

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Miguel.

      No hay una cantidad ideal de bonos. Cada inversor es diferente, con situaciones personales y familiares diferentes, y con estómagos distintos para capear los temporales. Habrá jóvenes a los que les venga bien una buena cantidad de bonos, y habrá mayores que se sientan cómodos con pocos de ellos.

      Un saludo y ¡gracias por comentar!

  3. Geronimo dice:

    Buenas Antonio,
    Excelente entrada. Yo como novato que soy todavía tengo una cartera de acciones y los fondos indexados como no pesan mucho todavía, voy invirtiendo cada mes una cantidad hija hasta que la cartera sea al menos importante para mí y pueda hacerla todavía más sencilla.
    Te agradeZco todos tus entradas y voy siguiendo tu ejemplo poco a poco.
    Gracias por tu blog.

  4. Angel dice:

    Hola Antonio, muy buen post, AS USUAL.
    Leí una vez lo mismo en una web americana con el título ‘Stocks May Have Had a Rough Decade, But Prudent Investors Still Made Money’ (http://genxfinance.com/the-lost-decade-of-investing/) y la prueba es irrefutable: la prueba del algodón no falla con la indexación.
    Posts como este refuerzan la voluntad de los bogleheads de seguir fuertes en el camino y hacer caso omiso al canto de sirenas.

    Un fuerte abrazo.

    • Antonio R. Rico dice:

      Muchas gracias por el comentario y por el link. Una vez que hemos montado la estrategia fácil y tranquila, lo más difícil e importante es mantener la calma y no pecar en seguir instintos e intuiciones.

      Abrazo.

      • geben dice:

        discrepo. Puede llegar un Amundi y cambiarte las condiciones de tus fondos.

        • Antonio R. Rico dice:

          Ein?

          • carhiser dice:

            se refiere a las modificaciones de las condiciones del fondo “Amundi Funds – Index Global Bond (EUR) Hedged”
            parece ser que ha modificado sus condiciones modificando el indice de referencia del “JP Morgan GBI Global Trated Index Hedged Euro” al “JPM GBI Global IG Index”.

            el nuevo indice de referencia no cuenta con cobertura de las posiciones en euro pero han acordado transformar las acciones sin coberturas a acciones con coberturas frente al euro…

            en resumidas cuentas, que según yo lo entiendo, y no entiendo mucho, no habrá excesivo cambio… pero quiza alguien nos pueda ilustrar mejor…

          • Antonio R. Rico dice:

            Yo pienso también igual. No es que vaya a dejar de estar la divisa euro cubierta, sino que en vez de replicar un índice hedge, el fondo replicará un índice global y luego harán la cobertura a ese índice en el propio fondo.

  5. VELASQVS dice:

    Qué buen post maestro.

    No es que necesite mucho refuerzo para mantenerme firme en el camino pero artículos como el tuyo son una agradable palmadita en la espalda. Un par de aportaciones que hace mucho que no escribo:

    Acabo de leer Use threshold rebalancing to lower your portfolio’s risk, un buen recordatorio de cómo y porqué debemos rebalancear nuestras carteras. Como siempre, las posibilidades son múltiples y debemos elegir aquella con la que nos sentimos más cómodos.

    En diciembre pasado tuve la suerte de dar con un pequeño gran libro con un título bastante pretencioso Independízate de Papá Estado: Empieza a invertir HOY y jubílate millonario. Dejando a un lado el título, se trata de una síntesis de todo aquello que los que llevamos años leyendo este blog ya sabemos pero es agradable ver otras voces en español que hablan de la importancia del ahorro y la inversión como forma de ganar libertad teniendo a nuestra disposición un mayor número de opciones a la hora de tomar decisiones.

    A lo que iba, el autor, Carlos Galán, tiene un blog en el que habla de Indexa Capital, una plataforma que permite desde España la inversión en los fondos de Vanguard. Otra opción más a tener en cuenta.

    Nada más.

    Celebro la mejoría de tu Claudia y confío en una pronta y total recuperación Antonio.

    Que tengas una campaña tranquila, por el bien de todos.

    Un fuerte abrazo y gracias por seguir ahí.

    • Antonio R. Rico dice:

      ¡Hola compañero! Un honor recibir la visita de uno de los veteranísimos del blog, y también, porqué no decirlo, uno de los primeros bogleheads españoles.

      Incluso después del espectáculo de circo del viernes, esta entrada cobra más importancia si cabe. Buscad si tenéis tiempo los blogs de Vanguard o de Jason Zweig, porque seguro que mostrarán en los próximos días reflexiones sensatas sobre el cachondeo sociopolítico del Brexit.

      Los enlaces que ofreces los conozco, aunque no los sigo al día. Y en cuanto a Indexa, es un soplo de aire fresco en la industria, pero me resulta algo caro. Cualquiera puede abrir una cuenta en BNP y contratar una cartera pasiva de fondos Vanguard por una comisión total de menos del 0,3%. Ya tienen una buena muestra de ellos sin mínimo de contratación en la primera entrada.

      Abrazo grande y gracias por la visita!

  6. Davo dice:

    Hola Antonio,
    Enhorabuena por tu web, está genial, gran trabajo.
    Una cosilla, con que herramienta has hecho las gráficas de este post en la que has comparado los distintos años en función del tipo de inversión?.
    Saludos y muchas gracias

Deja un comentario