Lo que la Economía haga en el futuro no tiene importancia

Hoy te traigo la traducción al castellano, o más bien la que yo he hecho personalmente ya que distará algo de la literal, sobre un párrafo interesante de la carta de Warren Buffett a los accionistas de Berkshire Hathaway en el año 2013. En él, Warren utiliza un par de historietas sobre inversiones realizadas fuera de la bolsa para hacer entender al inversor sobre la importancia de focalizar la estrategia en el largo plazo y en la visión de tratar las acciones como partes de una empresa rentable y solvente, en vez de como un vehículo para especular con los precios. Espero que te guste y puedas sacar conclusiones y pensamientos útiles.

“La inversión es más inteligente cuando está enfocada a los negocios”. Benjamin Graham.

Déjame que te hable sobre dos pequeñas inversiones no bursátiles que hice hace mucho tiempo y que son instructivas. Esta historia comienza en Nebraska. De 1973 a 1981, el Medio Oeste experimentó una explosión de los precios agrícolas, causada por una creencia generalizada de que venía una inflación galopante y que era alimentada por las políticas de préstamos rurales de los bancos. 
Entonces estalló la burbuja, con lo que las bajadas de precios del 50% o más devastaron tanto a los agricultores apalancados como a sus prestamistas. Quebraron cinco veces más bancos en Iowa y Nebraska que los que fracasaron en las secuelas de la burbuja de nuestra reciente Gran Recesión. 
En 1986, compré una granja de 400 acres, ubicada a 50 millas al norte de Omaha. Me costó $280.000, mucho menos que lo que un banco había prestado por la compra de la granja unos años antes. Yo no sabía nada sobre el funcionamiento de una granja. Pero tengo un hijo que ama a la agricultura y yo aprendí de él los quintales de maíz y de soja que la granjas producen y cuáles serían los gastos de la operación. A partir de estas estimaciones, calculé que el retorno de la granja hasta entonces era de alrededor del 10%. También pensé que era probable que la productividad mejoraría con el tiempo y que los precios de los cultivos se encarecerían pasada la crisis. Ambas expectativas resultaron ciertas. No necesitaba ningún conocimiento o inteligencia inusual para llegar a la conclusión de que la inversión no tenía ningún inconveniente. Habría, por supuesto, alguna mala cosecha de vez en cuando y los precios a veces decepcionarían. Pero ¿y qué? Habría excepcionalmente algunos años así, pero yo nunca estaría bajo cualquier presión de vender la propiedad. Ahora, 28 años más tarde, la granja ha triplicado sus ganancias, tiene un valor cinco veces o más de lo que pagué. Yo todavía no sé nada de agricultura y, recientemente, he hecho mi segunda visita a la granja
En 1993 hice otra pequeña inversión. Un conocido me habló de una pequeña propiedad junto a la Universidad de Nueva York que estaba en venta. Una vez más, una burbuja había aparecido y se estaba llevando por delante los activos fallidos con prácticas de préstamo optimistas que habían alimentado la locura. Aquí también el análisis fue simple. Tal como había sido el caso de la finca, el rendimiento actual no apalancado desde la propiedad fue de aproximadamente 10%. La ubicación de la propiedad era también excelente: Universidad de Nueva York. Cuando caducaron arrendamientos viejos que pagaban menos que el precio de alquileres del mercado, las ganancias se triplicaron. Las distribuciones anuales superan ya el 35% de nuestro capital inicial inversión. ¿Sabes qué? Todavía tengo que ver la propiedad
Tanto en la finca como en el edificio de NY, aunque las ganancias no van a ser espectaculares, las dos inversiones serán activos sólidos y satisfactorios para mi vida y, posteriormente, para mis hijos y nietos. Te cuento estas historias para ilustrar ciertos fundamentos de la inversión: 
– No es necesario ser un experto para lograr rendimientos de las inversiones satisfactorios. Aunque si no lo eres, debes reconocer tus limitaciones y seguir un curso determinado para trabajar razonablemente bien. Mantener las cosas simples. Cuando te prometan ganancias rápidas, responde con un rápido “no”. Debes centrarte en la productividad futura del activo que estás considerando. Si no te sientes cómodo haciendo una estimación de los ingresos futuros del activo en concreto, olvídalo y sigue adelante. Nadie tiene la capacidad de evaluar cada posibilidad de inversión. Solo tienes que entender las acciones en las que inviertas. 
– Si te centras en el cambio de precio futuro de una compra, estás especulando. No hay nada incorrecto en eso. Sé, sin embargo, que no estoy en condiciones de especular con éxito, y yo soy escéptico con los que sostienen un éxito sostenido al hacerlo. Ninguno de esos ganadores tiene una expectativa razonable de ganancia si sigue “jugando” a la bolsa. Y el hecho de que un activo dado se ha apreciado en el pasado reciente no es una razón para comprarlo. 
– Con mis dos pequeñas inversiones, yo sólo pensaba en lo que las propiedades podrían producir y no me preocupaba en absoluto sobre sus cotizaciones diarias. Los partidos de todos los deportes son ganados por los jugadores que se centran en lo que ocurre en el campo de juego, y no por los que sus ojos están pegados al marcador. Si puedes disfrutar de los sábados y los domingos sin mirar los precios de tus acciones, dale también una oportunidad a los lunes o los viernes. 
– Formarse una opinión macro o escuchar las predicciones macro o de mercado de los demás es una pérdida de tiempo. De hecho, es peligroso, porque puede empañar tu visión de los hechos que son verdaderamente importantes. Cuando yo escucho Comentaristas opinar con soltura de lo que hará el mercado en el futuro, me acuerdo de esta frase de un comunicador: “Usted no sabe lo fácil que es este juego hasta que te metes en esa cabina de transmisión”. 
– Lo que la economía haga en el futuro no tiene importancia para mí. Mis dos compras se hicieron en 1986 y 1993. Lo que la economía, las tasas de interés, o el mercado de valores podrían hacer en los años inmediatamente siguientes no fue de ninguna importancia para mí en la toma de esas inversiones. No puedo recordar lo que los titulares o los expertos estaban diciendo en aquel momento. Cualquiera que fuese el mensaje del analista de turno, el maíz podría seguir creciendo en Nebraska y los estudiantes seguirían acudiendo a la Universidad de Nueva York. 
Hay una gran diferencia entre mis dos pequeñas inversiones y una inversión en acciones, y es que no proporcionaban valoraciones minuto a minuto para sus compras y ventas. Es una enorme ventaja para los inversionistas en acciones que tengan esas valoraciones altamente fluctuantes. Los propietarios de las acciones, sin embargo, se permiten un comportamiento caprichoso y a menudo irracional, porque hay tanta cháchara acerca de los mercados, la economía, el interés, el comportamiento de los precios de las acciones,…, que algunos inversores creen que es importante escuchar a los expertos y, peor aún, que es importante tener en cuenta que actúa de acuerdo sobre sus comentarios con su propio dinero. Aquellas personas que pueden sentarse en silencio durante décadas cuando poseen una granja o un edificio de apartamentos corren el peligro de ponerse nerviosos cuando se exponen a una corriente de cotizaciones de acciones y de comentaristas que lanzan mensajes como “no se limite a sentarse ahí, haga algo”. Para estos inversores, la liquidez se transforma en una maldición para el largo plazo. 
Un “flash crash” o alguna otra fluctuación del mercado extrema no puede hacer daño a un inversionista. De hecho, la caída de los mercados puede ser útil para el verdadero inversionista, si tiene dinero disponible cuando los precios quedan lejos de los valores de las empresas. Un clima de miedo es tu amigo cuando se invierte; el mundo eufórico es el enemigo. Durante el extraordinario pánico financiero que se produjo a finales de 2008, nunca tuve la idea de venta de mi granja o de mis bienes raíces de Nueva York, a pesar de que una severa recesión se estaba gestando claramente. Y, si hubiera poseído el 100% de un negocio sólido con buenas perspectivas a largo plazo, habría sido insensato deshacerse de ello. Así que ¿por qué vender tus acciones que son pequeñas participaciones en empresas maravillosas? Es cierto que cualquiera de ellas podría decepcionarte, pero, ¿podría alguien realmente creer que la tierra va a tragarse a los activos productivos de empresas con rendimientos financieros increíbles y el ingenio humano ilimitado existente en las empresas del mundo?