Me gustan más los sueños del futuro que las historias del pasado

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo“.

Proverbio árabe

Ya sabemos tod@s, y si no lo sabes deberías, que rentabilidades pasadas no implican ni mucho menos rentabilidades futuras. A pesar de que el track record es el concepto que más pesa a la hora de que los ahorradores seleccionen por sí mismos vehículos de inversión, debo repetirte hasta la saciedad que no es un indicativo de la rentabilidad futura, es más, en ocasiones, justamente lo contrario.

Sí que nos podemos basar en horquillas históricas de largo plazo para hacernos una idea de por donde pueden ir los tiros invirtiendo en las distintas clases de activos de las que disponemos, pero para nada nos debe servir si lo que buscamos es saber si ciertas acciones, o ciertos gestores, conseguirán rentabilidades similares a las conseguidas en el pasado.

Te pongo un ejemplo. En España, desde hace unos diez años, observamos dos tipos de inversores en fondos, los que eligen ir detrás del consejo de su asesor bancario, y los que gustan de los fondos value. Esta moda del value investing se disparó en nuestro país cuando gracias al buen rendimiento del estilo value en la crisis de principios de milenio, los gestores que aplicaban este estilo de inversión se ganaron la confianza de los inversores más independientes que buscaban desmarcarse del consejo de su sucursal, y ganar algo más que lo que les venía ofreciendo un mercado de fondos sin ningún valor añadido. Debido a los fenomenales tracks de los fondos value en un ciclo que favoreció su estilo de gestión, crecieron hasta convertirse en el “único estilo posible”.

Pero resulta que esto no es siempre así, y el estilo growth, denostado en España como si sólo un loco desviado pudiera ser capaz de invertir en un fondo de sus características, ha batido al value en ciclos de incluso 30 años:

value-vs-growth

Con esto no quiero decir que haya que olvidarse del value investing si un inversor se siente cómodo con este estilo, sino que no se deben dar por sentados ciertos mitos que rondan la industria financiera. Independientemente del estilo y de las rentabilidades pasadas, un fondo será bueno a priori si se centra en el partícipe, reduce sus costes al máximo y aplica una filosofía de baja rotación de activos.

Y a lo que vamos hoy, que me desvío del tema. Aunque un backtest tiene su utilidad reducida y hay que cogerse con pinzas cualquier conclusión que saquemos de su estudio, no me queda más remedio que hacer uno relativo a la estrategia moderada de cartera 60/40.

En primer lugar te adjunto la gráfica a 15 años que corresponde a haber invertido 10000€ de inicio y olvidarse durante década y media:

Backtest 15 sin

Con una rentabilidad anual del 7,6% y un capital multiplicado por tres, la cartera habría colmado nuestro deseo inicial de conseguir un 4% anual más la inflación media, rentabilidad que nos sirve para crecer mientras somos ahorradores, y mantener el valor del portafolio y vivir del 4% de nuestra cartera mientras somos rentistas.

Además, la volatilidad del 6,99% es bajísima, debido a la diversificación de la cartera total, y de la baja beta de la parte de renta variable, repleta de acciones que representan a enormes empresas globales con grandes ventajas competitivas y que cuyos accionistas aguantan con tranquilidad en los ciclos bajistas evitando vender sus joyas en los peores momentos.

Fíjate ahora en los rendimientos anualizados de la cartera. Tan solo el fatídico 2008 de la gran crisis financiera, que le costó al S&P500 una bajada del -37%, fue un año negativo para la cartera, que tuvo un discreto -7,75%, fácilmente recuperado en el siguiente año.

Backtest retornos anuales

En la siguiente imagen te adjunto la gráfica correspondiente a invertir 10000€ de inicio y aportar 200€ mensuales durante todo el ciclo de 15 años:

Backtest +200 mes

Gracias al beneficioso hábito que hubiera sido añadir 200€ mensuales a nuestra estrategia de inversión, la cantidad final acumulada habría pasado de 30000€ a 84600€.

Sé de buena tinta que te gustan este tipo de entradas, y lo entiendo. Leer blogs de finanzas tiene un componente de búsqueda de información, pero como a nadie le amarga un dulce, unos atractivos gráficos siempre vienen bien para endulzar un rato de lectura. Espero haber contribuido en ello.

Por favor, tómate estos datos como lo que son, una representación pasada de una cartera presente que no tiene que implicar absolutamente nada en el futuro.

Como siempre, un abrazo grande.

Comments

  1. Jose dice:

    Yo no tengo del todo claro cual es el mejor estilo de inversión, así que he decidido, con respecto a la parte de renta variable de mi cartera, que es el 40 % del total, repartirla en tres partes iguales: una de gestión value con uno de los fondos más prestigiosos, otra con el proyecto que estás diseñando (la parte de variable), y la otra en una selección de fondos Vanguard de gestión pasiva.
    Un saludo a todos y gracias por tus excelentes comentarios.

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Jose.

      Me parece muy acertada tu política de diversificación. Si hay un fondo o gestor en quien confías, puedes ofrecerle parte de tu confianza. Claro que sí!

      Muchas gracias a ti!

  2. Amelia dice:

    Hola

    Enhorabuena por el blog.

    Me gustaría que me añadieras a la lista de interesados del nuevo proyecto.

    Muchas gracias.

    Un saludo

  3. xabier arruti dice:

    Hola
    Hace tiempo gue te sigo y tu proyecto me parece muy interesante. Me gustarua estar en la lista de interesados. Gracias

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Xabier, muchas gracias por tu seguimiento. Me alegra que te guste el proyecto. Ya estás en la lista!

      Muchas gracias a ti!

  4. Diego Aguilera dice:

    Ya se ven las vaquitas por el horizonte, cada vez más cerca de nuestro establo. 😉

    • Antonio R. Rico dice:

      Qué contentas las vamos a tener, alimentadas con los mejores pastos y mimadas con exclusivos cuidados… 🙂

      Fuerte abrazo Diego!!!

  5. Manuel dice:

    Hola Antonio,

    He leído un comentario tuyo en esta entrada http://inversorinteligente.net/ventajas-de-rebalancear-la-cartera-de-inversion/, donde comentas que dejaste de comprar el VIG porque llegaste a la conclusión de que era más eficiente comprar el mercado entero que un grupo de empresas, por muy elitistas que estas fueran. Que conste que me gusta tu proyecto y tarde o temprano forme parte de mi cartera, pero me resulta curioso que hayas vuelto a cambiar de parecer, ¿a qué se ha debido?

    Un saludo.

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Manuel, no te preocupes que entiendo perfectamente lo que comentas, que es 100% real.

      Tengo previsto publicar una entrada sobre los que creo que son los 4 niveles del pensamiento del inversor pasivo:

      1. Comprender
      2. Creer
      3. Descreer
      4. Crear independencia de pensamiento

      Cuando uno comienza en esto de la inversión no tiene más remedio que comenzar por el nivel 1, pasando por cada nivel conforme su mente va madurando. El día que me convencí de la inversión pasiva fue cuando llegué al nivel 3, que explicaré en su momento cuando publique la citada entrada.

      Pero el caso es que hasta un inversor pasivo puede formar parte de una tribu que radicaliza sus pensamientos, no permitiendo que cualquier flexibilidad tenga cabida en su mente. Y eso fue lo que me pasó en 2014 (momento que me recuerdas), que me convencí de tal forma de que lo mejor era comprar el mundo y olvidarse que no había otra opción posible. Y desde luego no es mala opción, era y es impresionantemente buena, pero como sentirse bien es parte del éxito inversor, hasta que no adaptas tu cartera completamente a ti con independencia de pensamiento y flexibilidad, no terminas de madurar como inversor.

      Y eso ha sido lo que ha ocurrido en este tiempo, y supongo que buena parte de culpa la tienen los acontecimientos que la vida me ha puesto de por medio y que tanto me han hecho crecer. Ahora sigo siendo un convencido de la inversión pasiva y del ahorro de costes, pero he descubierto que se pueden cumplir esas premisas sin tener que estar simplemente invertido en el mundo, y pudiendo dar un sesgo empresarial a tu cartera de inversión, y retomar las acciones de dividendo creciente que me maravillaron en su momento, y adaptarlas a la inversión pasiva.

      Me gustan más los sueños del futuro que las historias del pasado. Espero haber saciado tu curiosidad. Fuerte abrazo Manuel!!!

      • Manuel dice:

        Gracias por tu respuesta, espero ansioso esa entrada para seguir creciendo. Aprovecho para decirte que me alegro mucho de que todo saliera bien con tu pequeña, se me pasó antes y tu respuesta me lo ha recordado.

        Un abrazo.

        • Antonio R. Rico dice:

          Muchas gracias Manuel, por suerte va fenomenal.

          Creo que esa entrada la publicaré después de la siguiente, dentro de dos. Espero que te guste.

          Otro abrazo!

  6. Jesus dice:

    Bueno ya está abierta la cuenta,ahora a esperar que el veterinario nos autorice la granja jeje

  7. Daniel dice:

    Hola!

    Me gustaría que me añadieras a la lista de interesados del nuevo proyecto.

    Muchas gracias.

    Un saludo

  8. Oriol dice:

    Hola Antonio,

    Me gustaría que me añadieras a la lista.

    Saludos

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Oriol, eres el nº 500 de la lista!!! Ya estás añadido y recibirás también los últimos correos de novedades.

      Muchas gracias!

Deja un comentario