El inversor inteligente contra la inflación

De todas las formas de inversión pasiva, las más simples son las que suelen provocar más indiferencia, o lo que es más, mofa. Hay una especie de creencia popular de que aquellos que consiguen buenos resultados en la bolsa son los que tienen un coeficiente intelectual elevado y una importante formación académica financiera, y de que para ganar dinero en los mercados se requiere de unos conocimientos fuera del alcance del inversor medio. Pamplinas.

Por otro lado, existe también una tendencia entre los inversores de medir su éxito por la consecución o no de batir al mercado. Oh!, qué cosa, batir al mercado. Se me ocurren pocas cosas más estúpidas para un inversor medio que tener como meta batir a la media de participantes en la compra y venta de valores. ¿Qué co*o más te da? Lo único que debes tener en cuenta es que tu estrategia de inversión debe ser la herramienta que te permita ganar el suficiente dinero como para acabar viviendo como quieres, o al menos, lo más cerca posible de satisfacer tus necesidades. No importa tanto llegar el primero, sino llegar y disfrutar.

“Toda la infelicidad humana tiene un mismo origen: no saber estar tranquilamente sin hacer nada en una habitación”.

Blaise Pascal

Hay un enemigo que lucha de forma incansable, infatigable, contra el objetivo del ahorrador de cumplir sus objetivos de largo plazo, la inflación. La reducción del poder de compra del dinero ahorrado debe estar presente en tu mente siempre que acudas al mercado para sacar partido a tu ahorro. Los inversores con rentas fijas perderán tarde o temprano capacidad de compra, así que hay que buscar en las acciones aquel producto que te permita mitigar la erosión de la inflación a largo plazo mediante el incremento en el cobro de dividendo y aumento del valor de las empresas cotizadas.

A partir de lo anterior podríamos considerar que los bonos son una mala inversión y las acciones la inversión ideal. A finales de la década de los 90, la obsesión por luchar contra la inflación y el alza continuada de las acciones llevaron a los inversores a tener en acciones hasta el 135% de su cartera, apalancándose llevados por la credulidad adquirida gracias, entre otros, a consejos de expertos como Jeremy Siegel y su Stocks for the long run.

Creo que los lectores de este blog tienen ya la templanza suficiente como para no hacer caso de afirmaciones tan tajantes acerca de lo ideal y lo absurdo, de lo bueno y lo malo, de lo adecuado y lo desdeñable, en este alocado mundillo bursátil. Ni las acciones son siempre lo mejor, ni los bonos son siempre lo peor, ni todo lo contrario. Tampoco es tan sencillo predecir que las acciones seguirán siendo la herramienta adecuada en el futuro, ya que no sabemos de antemano la tasa de inflación que nos espera. Las acciones han sido el arma perfecta en el pasado contra la inflación media sostenida, pero que lo logren en el futuro es tan seguro como que lloverá en Madrid en la primera quincena de noviembre de 2020. Probablemente sí, pero puede que no.

Hasta el mismísimo Ben Graham, en El Inversor Inteligente, recomienda al inversor (pág. 37) dividir la cartera de forma que las acciones nunca tengan más del 75% del peso total, ni menos del 25%, alentando incluso a optar por la sencilla y simple combinación de 50-50, y balancear cuando el mercado desequilibre la proporción en un 5%. Sí querido lector, el mayor de los expertos de la inversión en acciones piensa que “el futuro de los precios de las acciones no se puede predecir NUNCA” (pág. 39).

Es más, en un estudio apuntado por Jason Zweig, psicólogo y periodista financiero comentarista de la edición actual (pág. 81) de El Inversor Inteligente, en los ciclos de corto y medio plazo en los que la inflación se desboca por encima del 10%, las acciones se muestran incapaces de generar el rendimiento necesario para proteger la cartera de la pérdida de poder adquisitivo. Y cuando cae por debajo del -10%, el descalabro bursátil es casi paralelo. Es decir, en el pasado, a largo plazo, las acciones han batido con facilidad a la inflación media de largo plazo, pero en pequeños ciclos de inflación desbocada o deflación acusada, las acciones se muestran incapaces.

EL CONSEJO DE BEN GRAHAM.

Por lo que respecta al padre de la inversión value, la mejor forma que tienes de vencer la incertidumbre inflacionaria es formar tu cartera de acciones y bonos, balancear en los movimientos de corto y medio plazo y esperar. Predecir es un método perdedor. Sobre-operar es un método perdedor. Ponderar 100% acciones o bonos es un método perdedor. No te lo digo yo, te lo dice Ben.

También destaca Graham (pág. 73) la inutilidad a priori del oro, al contrario de lo que se cree, de proteger de forma segura al inversor frente a la inflación sostenida de largo plazo. En ciclos de gran inflación funciona, pero a muy largo plazo las “cosas” se revalorizan al ritmo del aumento del precio de las “cosas”, independientemente de su volatilidad. El oro no produce nada, no tiene valor intrínseco, por lo que solo vale lo que te quieran pagar por él, así que no es más que algo que sería imposible comprar si hubiera subido de precio con una tasa de crecimiento superior a la inflación. Lógico.

EL CONSEJO DE ZWEIG.

Jason Zweig, en su comentario al capítulo dos, recomienda añadir a la cartera de acciones y bonos dos elementos de diversificación que podrían añadir una protección extra en ciertos periodos inflacionistas.

Por un lado REITS. Añadir un pequeño porcentaje de acciones inmobiliarias a la parte de renta variable posibilita que, sin ser un instrumento fiable para combatir la inflación de corto plazo, sí debería ofrecer una defensa extra contra la erosión del poder adquisitivo, y muy importante, sin deteriorar la rentabilidad general de la cartera.

Por otro TIPS, lo que aquí conocemos como bonos protegidos contra la inflación, que aumentan su rentabilidad si el precio de la vida sube. Para Zweig, al menos un 10% de los activos para la jubilación deben estar en estos productos que combinan la seguridad de la renta fija del gobierno con el extra de protección ante la inflación.

EL CONSEJO DE WILLIAM BERNSTEIN.

En una de las excelentes notas a pie de página de este fantástico libro que hoy utilizo para desarrollar la entrada, Bernstein, autor de The intelligent asset allocationLos cuatro pilares de la inversión y uno de mis divulgadores financieros favorito, discrepa de la opinión de Graham de repudiar los metales preciosos como herramienta contra la inflación. Señala que, basándose en sus estudios sobre la frontera eficiente, añadir un 2% de oro a la cartera no supone un lastre para la rentabilidad general de largo plazo, pero que sin embargo, cuando el oro tiene un ciclo alcista, su rentabilidad es tan espectacular que puede hacer que la cartera brille ante las demás.

En cualquier caso, propone evitar el oro físico y hacerse con un fondo, lo más barato posible, de acciones mineras, limitando el peso en cartera al citado 2%, o un 5% si se trata de una persona jubilada que necesite reducir la volatilidad total de su portafolio gracias a la descorrelación de las mineras con el mercado general.

Ya ves, brillantes mentores discrepan sobre qué activos y en qué porcentajes debes formar tu cartera. Todo lo que comentan tiene una lógica comprensible pero, si ellos no se ponen de acuerdo, ¿cómo lo vas a hacer tú?

Te animo a que reflexiones sobre todo lo leído, y que veas como no es tanto qué diseño exacto es el mejor portafolio posible para el futuro, sino que planifiques tu cartera basándote en tus propias necesidades personales y familiares, que se adapte a lo que la historia de los mercados nos enseña y al incremento medio del precio de la vida, que no des nada por sabido y mucho menos que te sirva como predicción, y que sigas fuerte en el camino para que la vanidad no te arrastre a especular con el incierto futuro.

Comments

  1. Rookie1971 dice:

    De verdad, me quito el sombrero. No se puede ser mas claro, completo y didáctico. Totalmente de acuerdo contigo.
    Gracias por post como este y por tantos otros iguales o mejores.
    Un abrazo

  2. Fran Molera dice:

    Hola Antonio,

    A raíz de leerte fui conformando mi cartera a mi gusto, que en realidad son dos, la de gestión pasiva conformada con fondos Amundi (World, Emergents, Global Bonds), y otra de gestión pasiva a la que incoporo productos que no se pueden encontrar en la oferta de fondos índice, como un Biotecnológico, un smallcap europeo, y 2 mixtos de gestión value. La idea es que sea una cartera completa, y me planteaba incorporar algún REIT. Entiendo no habrá ningún fondo índice, así que sugieres alguno de gestión activa con bajas comisiones? En cuanto al tema oro, ídem. Muchas gracias

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Fran.

      Me temo que no. Los fondos de inversión para REITs y Minas de oro son caros y de calidad cuestionable. Si no quieres hacer uso de ETFs, yo me conformaría con no tenerlos.

      Gracias a ti.

      • jorg3 dice:

        Yo llevo tiempo detrás del tema del oro o mineras, a través de fondos, pero no me decido (tenía vistos los BGF World Mining y BGF World Gold).

        Veo que no recomiendas fondos en este caso. ¿Algún ETF que conozcas o recomiendas para echar un vistazo?

        Muchas gracias.

        • Antonio R. Rico dice:

          Hola jorg3,

          Los fondos que comentas tienen TERs muy por encima del 2%, y luego está la gestión activa, que como le dé al gestor por separarse de la mujer… No me gustan nada.

          En ETFs el americano GDX está bien. Tiene una cartera indexada de mineras de oro globales. Ojo con sobreponderar a esta bestia parda que es MUY VOLÁTIL!!!

          • jorg3 dice:

            No no, sopreponderar no. Mi idea es hacer aportaciones periódicas, pero estilo Berstein, no más de un 2%.

            Lo malo, que si son aportaciones muy pequeñas me comería muchas comisiones de suscripción del ETF.

            Tengo que estudiarlo la verdad.

          • Antonio R. Rico dice:

            En ese caso creo que es mejor ahorrar mes a mes hasta que se tenga lo suficiente como para hacer una compra. Después de todo, a no ser que tengas una cartera gigante, un 2% no supone tanto. Duro ahí!!

  3. Steve Houses dice:

    Una entrada sublime, muchas gracias

  4. Brownehead dice:

    Una lástima no haber incluido el consejo de otro brillante mentor como Harry Browne, aunque no salga en el libro de Graham creo que su solución para la inflación es muy pertinente. Como comentas en la entrada, son precisamente esos periodos de inflación disparada en los que el oro hace su papel, y por otro lado desde que su precio es libre hemos visto como en el largo plazo (45 años) también se ha revalorizado más allá de la inflación oficial, no suponiendo por tanto ningún lastre para las carteras de largo plazo que lo han incorporado. De hecho, aun aceptando la hipótesis de que al final el Oro sólo crecerá en igual proporción a la inflación, este mismo “lastre” lo tenemos con los bonos pues en el largo plazo sus intereses también equivalen aproximadamente a la inflación. Por tanto, ¿por qué los bonos sí deberían ser un activo válido para suponer hasta un 50% de la Cartera, y el oro no más del 2-5% en el mayor de los casos?

    Un abrazo amigo!

    • Antonio R. Rico dice:

      Hola Brow.

      No me olvido del gran Harry, lo que ocurre es que he tratado de resumir los comentarios acerca del tema en El Inversor Inteligente.

      Efectivamente en los últimos 45 años el oro ha subido incluso por encima de la inflación media, lo que ha hecho que ayude sobremanera a la cartera que Harry ideó. Lo malo sería (no lo sabemos) que en los próximos 45 el oro retornara a la media y lo hiciera rindiendo por debajo de la inflación media para volver a su precio de valoración como “cosa”.

      En el caso de los bonos es distinto, ya no son una simple cosa, sino un generador pasivo de intereses, y lo más importante, que se pueden REinvertir. Los bogleheads toman como referencia para los aggregate un 5,5% sin restar la inflación. Y lo que más lastra, incluso más que el oro, el cash. Aquí dejo una imagen que explica todo esto en el muy largo plazo (TOTAL RETURN), y vemos que si lo reducimos a 1970 en adelante, el oro tendría otro aspecto (¿debe algún día volver a $10?):
      Rentabilidad a largo plazo de acciones, bonos y oro.

      Abrazo grande crack!

      • brownehead dice:

        Hola!
        Pero no podemos obviar el hecho de que la rentabilidad histórica del oro es muy dependiente de su utilización como patrón monetario es decir, si el dinero era oro, difícilmente el oro iba a poder crecer por encima de la inflación. Por eso creo que no sirve de nada mirar la evolución del oro antes de 1970, por supuesto en los próximos 45 años podría bajar mucho, como también podrían hacerlo los bonos por mucho que su rendimiento histórico haya sido del 5% (y teniendo en cuenta los tipos de interés actuales no sería nada descabellado); pero mientras el dinero siga siendo fiduciario el oro debería seguir reflejando la preocupación de que en el largo plazo el valor del dinero tiende a 0.

        Sobre los bonos y la inflación, me refería a que el interés que paga la renta fija no es más que la inflación esperada más una compensación por el riesgo asumido (riesgo de crédito y riesgo de tipos). Por eso en “ausencia de riesgo”, como el tipo de renta fija que muchos recomiendan (gubernamental y corto plazo) no se puede esperar vencer a la inflación. Por supuesto esa renta fija tiene una función en una cartera diversificada, pero mi punto es que no se puede rechazar el oro acusándolo de no generar rendimientos reales en el largo plazo mientras se recomiendan otros activos con los que ocurre lo mismo.

        Un saludo!

        • Antonio R. Rico dice:

          Hola Brow,

          En mi opinión, si el oro hubiera sido simple dinero hasta 1970 (que yo creo que no), su recorrido en la gráfica habría ido de la mano a la línea que dibuja el cash, pero no lo hace, sino que aguanta firme la inflación por no ser simplemente fresh money.

          Estoy contigo en que con la renta fija no se puede luchar contra la inflación si quieres vivir de ella con una retirada de, pongamos, un 4% anual, ya que apenas nos darán un 2% por encima de la inflación, y ese 4% haría que nuestra cartera valiese menos cada año. El consejo de Graham de dejar al menos un 25% de acciones en cartera ayudaría a vencer tal obstáculo.

          Un saludo permanente 🙂

  5. Antonio dice:

    Soy un fiel seguidor tuyo, enhorabuena por un gran articulo de un gran libro.

  6. Ramon Rapaz dice:

    Muy bien todo. El citado libro que leí ya tres veces, tiene para mi el inconveniente de hablar del mercado americano, muy distinto del nuestro. Veo un comentario de Brownehead y me extraña que no haga mención a que en su blog el tema del oro está muy debatido y se encuentran muchas referencias.
    Que sepas, Antonio, que te sigo con entusiasmo.

    • Antonio R. Rico dice:

      Muchas gracias Ramón. Me alegra que sigas el blog con ese entusiasmo que comentas. Si has leído el libro tres veces puedes considerar que has hecho un buen Máster por 20€, no como el de Aznar… 🙂

  7. Fiddler dice:

    Sabio no es aquel que dedica su vida a aprender sino el que la dedica a enseñar.

    Muchas gracias por compartir tu trabajo Antonio.

  8. Gutiérrez dice:

    Que alegría que hayas vuelto a escribir Antonio!
    Después de leerte y convencerme que tienes razón, decido mañana contratar mi primera cartera Bogle en Renta 4.
    Creo que seré mucho más feliz con este sistema de inversión pasiva e indexada. Rebalancearé cada año sólo una vez en enero.
    Muchas gracias por compartir con nosotros tus ideas y conocimientos

  9. Perdigón dice:

    Hola Antonio, gran entrada:

    Lo último qu he leído de Bernstein, por ejemplo en Deep risk, es que la mejor protección contra la inflación a largo plazo son las acciones diversificadas con un componente de sesgo value, si bien no en el corto plazo, donde lo pueden hacer mejor. las commodities . Así mismo incluye a los bonos ligados a la inflación, si bien mantenidos hasta su madurez.

    Precisamente el oro lo revela com amigo inesperado en los periodo deflacionarios, junto a bonos, y también las acciones diversificadas. Si bien los bonos a largo plazo son los que lo hacen mejor, son bastante negativos en los periodos inflacionistas.

    Un autor como Swedroe propone una combinación de bonos y bonos ligados a la inflación con distintas madurez en función d ela inflación esperada, yendo desde 0% TIPS en inflaciones 3,5%.

    Precisamente muchos autores abogan porque una parte de RF en TIPS, y el debate puede ser la cantidad de RF en CP o intermedia.

    Por su parte creo que Swedroe prefiere a los índices en oro lo relativos a metales preciosos. Creo que últimamente Bernstein está menos inclinado a meter oro en su portfolio…

    • Antonio R. Rico dice:

      Es más Perdigon, en lo último que he leído de Bernstein (que aunque sea un enlace de Amazon no lo pondría si no lo recomendara), recomienda a los jubilados una cartera que podría ser perfectamente 100% Bonos del Gobierno a 15 años ligados a la inflación. Más simple imposible. Seguridad, rentabilidad y protección ante la inflación en un solo producto.

      Ahí lo llevamos…

  10. Ramon Rapaz dice:

    Perdón a todos, sobre todo a Warren Buffet, pero no veo como puede ser rentable invertir en deuda hoy día; la deuda de “riesgo cero” tiene un interés cero. Si quieres un poco de interés, que te va a comer los impuestos, tienes que correr riesgos. Los niveles de endeudamiento mundial son muy elevados, aquí incluyo gobiernos, empresas y familias. Yo que soy muy viejo y por lo tanto muy miedoso, me temo que se estén formando dos burbujas, una de deuda y otra de acciones (con los intereses tan bajos, la gente pasamos de renta fija a renta variable). Si el oro fuese más líquido, yo creo que sería una opción importante. Entre tanto, pienso que es mejor el dinero en efectivo que la deuda, y si me apuras, tenerlo en casa. Repito la conocida frase de Warren Buffet: Regla nº1 el inversor debe ocuparse de no perder dinero; Regla nº2 el inversor nunca debe olvidar la Regla nº1. En periodos de deflación creo que el dinero en metálico cumple la Regla nº1. Otra frase suya, quizás aplicable hoy día fue: Gran parte de éxito puede atribuirse a la inactividad.

  11. Perdigón dice:

    Bernstein y Swedroe comentan que los bonos ligados a la inflación son la mejor opción para el retirement, en plan de una escalera con vencimientos escalonados. Por ejemplo tener varios TIPs con vencimiento 2, 4, 6… años con la cantidad que vayamos a venecsitar en ese momento: garantizaría el retorno real y no rendría riesgo de interés al cobrarse según su madurez.

    Para mí la duda está en si merece la pena meterlo en la fase de acumulación, en la parte de RF,como una combinación de:

    RF a corto
    RF intermedia
    RF intermedia ligada a la inflación.

    Para la fase de deflación se puede o bien tener oro o RF a largo plazo (o asumirlo en los bonos a largo de la parte intermedia).

    Algunos Bogle tienen su cartera en RF 50% en bonos y 50% en TIPs, otros 100% en bonos…

    Bernsteisn no obstante le da a LP más valor a las acciones y a corto a las commodities (Swedroe a los metales preciosos en su conjunto…).

    En cuanto a la poca rentabilidad de la RF hemos de pensar cuál es su valor en la cartera, que ha d eser la parte segura que garantice el capital y permita no hundirnos como en la crisis del 2008. Para algunos debe primar la RF a corto y otro prefieren meter Rf intermedia para ganarle algo de rentabilidad, pero siempre teniendo en cuenta la madurez que le exigimos. Por ejemplo, a un jubilado le interesarán más el cP. En el caso de los fondos todo en uno de Vanguard, como los planes que tiene que promedian con la edad, conforme se acerca la jubilación le meten TIPs a corto plazo:

    https://investor.vanguard.com/mutual-funds/target-retirement/#/

    Para mí el meter RF high yield por ganar rentabilidad es un error de cara a la seguridad, y hay que verlo como correlacionado con la RV. Creo que Ferri mete 60% en bonos intermedio, 20% en TIPs y 20 % High yied.

    En cuanto a inflación y otros problemas, este libro es muy interesante y recomiendo su lectura:

    http://www.amazon.com/Deep-Risk-History-Portfolio-Investing/dp/0988780313

    Aquí hay un resumen del mismo en Forbes:

    http://www.forbes.com/fdc/welcome_mjx.shtml

  12. sirfib dice:

    Holas chicos,

    Algún ETF majo de REITs con TER bajo bajo bajo?

    Saludos!

    • Antonio R. Rico dice:

      VNQ para REITs USA
      VNQI para REITs Ex-USA
      RWO para REITs Global

      Saludos!

      • igormartin dice:

        Hola,
        Yo tengo una parte de mi cartera con REIT. El ETF es el Spider Dow Jones Global Real State, que es el que dice Antonio. En lugar del RWO, que es el ticker para USA, lo he comprado en SPDR Europe. Es e el mismo ETF, su ticker es SPYJ, y cotiza en euros.
        Un saludo

Deja un comentario